Archivo mensual: septiembre 2008

Uno u otro mismo

Leo en el libro “No es por el café” algo que me recuerda a una conversación que tuve hace unos meses con Alex y hace un poco menos de tiempo con Daniela (¿será que siempre hablo de lo mismo?).

Lo que dice el libro

Dice Howard Behar en su libro que un día le dijeron “¡Howard usted no puede ir de aquí para allá mostrando sus sentimientos!” y algo dentro de él cambió de tal manera que empezó a tratar de ser, según él, más”profesional”, y por ello modificó intencionadamente la imagen que ofrecía de si mismo en función de las circumstancias y de a quién se dirigía. Dice también que la técnica surgió el efecto deseado, consiguiendo controlar (que no ocultar) sus emociones. Resumiendo, al final pasó lo esperado, que un amigo le preguntó que qué había pasado con el Howard que él conocía… y es que, cito textualmente “el hecho de FINGIR y tratar de cambiarme para responder a las expectativas de los otros me impedía hacer lo que mejor sabía hacer. Al suprimir mis emociones había suprimido mis metas e ilusiones.”

La charla con Alex

Un día me encontré a mi misma diciéndole a Alex que por qué no “adaptaba” su discurso según con quién hablaba. Y él me respondía precisamente eso: que qué triste tener que perder la esencia de uno mismo, tener que estar actuando y no poder ser como uno es.

Mi reflexión aquí fue que no se trata de actuar, sino de aprender a, de que esa versatilidad para cambiar de lenguaje forme parte de uno mismo. Porque creo sinceramente que saber hacer estas cosas le hacen crecer a uno, no sólo a nivel laboral, sino sobretodo a nivel personal.

Con Daniela…

Meses más tarde, ella vino a decir algo así como que no pensaba estar todo el día “actuando” (sin sacar a colación la conversación con Alex…). Pero en el fondo ella sabe (y yo sé) sé que no es cierto, porque ella actúa a veces, y lo hace por el bien del objetivo perseguido (sea el que sea), aunque sólo cuando es necesario. Cierto es que a veces se crispa, es lo que tiene. (Lo mismo le pasa a una servidora… como diría Alex “no sé a quién me recuerda” :p). Eso no quita para que siga pensando, como buena rebelde, que no hay que actuar.

Y lo que pienso (sigo pensando) yo, después de todo esto

Mi posición al respecto es la misma que la que le mostré a Alex en aquella charla: que el saber hablar el lenguaje de los demás forme parte de uno mismo es algo que creo que te hace madurar, que te ayuda y que no te obliga, para nada, a tener que actuar. Tener que actuar es una m*****, para qué nos vamos a engañar. Perder la esencia propia, la ilusión y la pasión es de las peores cosas que le pueden pasar a uno (mi humilde opinión).

A veces me pregunto si mi postura es una manera de encubrir la actuación… pero creo que no. Creo realmente que no actúo, que soy yo misma siempre, también para mis adentros (me gusta contarME la verdad, aunque a veces moleste, incomode o duela; porque a la larga esa actitud me devuelve el esfuerzo en forma de satisfacciones varias).

Deja un comentario

Archivado bajo Empresa

Mi experiencia en Emagister

Hace justo una semana que terminé mi etapa laboral en emagister.com. Había postpuesto el momento de escribir sobre ello, pero supongo que hoy es un día tan bueno como cualquier otro (empiezo y realmente no sé si terminaré hoy ni cuándo lo publicaré).

Si cuando empecé a trabajar en Emagister, allá por el 2003, me hubieran preguntado “¿te quedarías cinco años en esta empresa?”, mi respuesta hubiera sido un rotundo NO. Los que me conocen saben que mi vida es una montaña rusa, que vivo dando pasos en la indecisión, que soy incapaz de hacer un plan a dos días vista y mantenerlo sin haberlo cambiado antes tres o cuatro veces, que por no repetir, no me gusta ni comprar yogures con el mismo sabor dos semanas seguidas.

Después de mi etapa como becaria y de decidirme definitivamente por el mundo online vs. el televisivo (y dejar las práctias en el TN de TV3), ya no volví a plantearme si llevaba mucho o poco tiempo trabajando en el mismo sitio. Bastaba con cambiar el medio de transporte, el piso, o incluso mis tareas y también mis responsabilidades dentro de la empresa para “engañar” a la rutina 😉

Así fue cómo me fui haciendo mayor dentro (y fuera) del mundo laboral, gracias a Emagister: equivocándome (un día envié una newsletter donde ponía que todos los cursos eran gratis; aumentamos los leads que no veas pero los centros no paraban de llamar para quejarse; el CEO dijo que iba a poner una diana con mi foto para tirar dardos cada vez que llamara un centro… XD), enfrentándome a cosas que nunca había hecho antes, pidiendo oportunidades y cambios (y obteniéndolos), descubriendo mi personalidad, mis puntos fuertes, mis puntos débiles (sí, eso que todo el mundo dice que siempre te preguntan en las entrevistas)… y esas cosas.

Desde hace unos meses, sin embargo, volví a sentir que necesitaba un cambio (laboral, para ser más concretos). Básicamente, y viéndolo desde la distancia, creo que lo que lo provocó fue la falta de ilusión y pasión de antaño, la que me hacía estar cada día, todos los días, al 200%. Creo también, nuevamente desde la distancia, que esto no tiene nada que ver con mi confianza y cariño por el proyecto y mucho menos con mis compañeros y amigos (que afortunadamente lo siguen siendo fuera de la oficina). Otra de las reflexiones que hice fue sobre el trabajo en sí… resumiéndolo mucho, llegué a la conclusión de que quería dedicarme (al menos una temporada) a algo que no fuera la gestión de proyectos, o al menos no el 70-80% de mi tiempo. Quería ilusionarme por un proyecto y hacerlo mío, sentirlo y ser capaz de transmitir mi energía al resto del equipo (¡la positiva! porque como dice Chris “lo que te hace fuerte también te hace débil”, y resulta que yo transmito siempre: tanto la energía positiva como la negativa).

Como soy una persona impulsiva, otra de las cosas que me planteé fue la del impulso. ¿Es esto un impulso?

Otra más. Nunca me planteé irme de Emagister, sino simplemente realizar un cambio. Y al final la situación en la que me encuentro es la que me pareció más adecuada para cubrir mis expectativas de FELICIDAD.

Todo tiene un por qué. En mi caso es querer más, querer sentirme FELIZ en cada instante de mi vida. (La utopía… ya se sabe… incentiva la realidad).

Más cosas que pienso. Los pasos siempre son hacia adelante. Esto lo aplico en muchos aspectos de mi vida.

Y me quedo con esto último y con otra cosa en la que creo: si crees que puedes estar mejor, el primer paso para estarlo lo tienes que dar TU.

Gracias Emagister por todo lo aprendido y vivido durante estos más de cinco años 🙂

2 comentarios

Archivado bajo Empresa, emagister

Dónde irán a parar… ¿y qué es lo que hay que llevar con uno?

Un día de estos, por la mañana, de camino al trabajo

¿Dónde irán a parar, dentro de unos años (30, 40, 50… 100)…

… las búsquedas que hago en guguel?

… las tonterías que dejo en titer?

… las fotos que cuelgo en fliker?

… las miles de palabras, fotos, y demás con las que lleno mi feisbuc (y el de los demás)?

… las conversaciones que mantengo a través de escaip?

… los imails que envío a mis amigos (y los que me envían ellos)? (y también los imails que no son de amigos)

… las solicitudes de información que guardo en Mi Emagister XD?

… y los posts que escribo en este bloc?

A mi madre no le gusta la cámara que les regalé porque no puede llevar a revelar las fotos (como antes).

El restaurante de mis padres no tiene un imail de contacto en la web porque el imail no se puede atender por teléfono (todavía).

*****

Los datos, la información… son sólo eso, y da igual donde estén. Los verdaderas experiencias y recuerdos (pasados y presentes) se llevan en la mochila de la vida, esa de la que, tanto para lo bueno como lo malo, uno no puede huir.

Hoy alguien me decía que no hay que arrastrarlo siempre todo, que hay que darle a las cosas importancia en su justa medida y en el momento en que es necesario. Yo me preguntaba qué más dará que yo le de más o menos importancia a algo, que lo arrastre siempre en mi pensamiento o que no, si el problema lo tengo igual. A lo mejor es que pensar que tengo el problema es el verdadero problema…

Deja un comentario

Archivado bajo Internet, Vida

Elegir nickname

Elegir nickname es una de esas tareas de la que una servidora desconoce el “ritual de elección” actual (si es que hay alguno) por puro abandono del tema. Y es que desde que eligiera el mío, ya hace unos cuantos años, no me he vuelto a preocupar por ello (y debería… ahora descubriréis por qué ;)).

El viernes salió el tema de los nicks en una cena y Jordi me dijo que “la verdad, la primera vez que vi tu nick, me sonó raro (y más para una chica)”. Y les conté la historia. Alex también nos contó la suya, pero no la voy a contar yo (que lo haga él :p).

Mi primer nick

Recuerdo como si fuera ayer el día que mi padre, animado por un amigo suyo que tenía una academia de informática, me dijo: “vamos a poner Internet en casa”. Pues vale (yo no sabía casi ni para qué servia o podía servir “eso”). Las indicaciones del amigo de mi padre eran claras: tienes que elegir un nombre, ese nombre es el que te va a identificar en Internet, y sirve para que la gente te escriba correos y también para cuando hablas con otra gente :O (o algo así debió contarnos).

Resumiendo, mi padre y yo nos sentamos en una mesa con una libreta y un boli y nos dispusimos a elegir tan importante nombre que, diría mi padre “es para toda la vida”. Así que había que pensarlo bien. Pues bien, no lo recuerdo con exactitud, pero de ese brainstorm salieron ideas como: océano profundo, ballenas azules, mar azul, delfines no-sé-qué… (tanto mi padre como yo somos de mar, se nota ¿no?).

Alguno de los dos debió pensar que en inglés quedaría más cool: nos quedamos con “deep ocean”.

Alguno de los dos debió pensar que era muy largo: nos quedamos con “deep“.

Mi segundo y definitivo nick

Después de que todos mi cyberamigos me conocieran como “deep” y de que alguien en el canal de “TSP (The Smashing Pumpkins)” me regalara una camiseta del grupo con mi nick (guauuuuu!), el nobre empezó a ser tan común que, básicamente, era un lío. Entraras donde entraras, estaba lleno de “deeps”. Es más, muchas veces entraba a al mirc y alguien ya lo estaba usando 😦

Así fue como pensé que había que cambiarlo, aunque me daba mucha pena y quería conservar algo de mi antiguo identificador. Pequeño inciso cronológico para el lector: todavía no hemos llegado a la época de la tarifa plana.

Un día, estando en Zaragoza de vacaciones en casa de la que todavía hoy es mi mejor amiga (Virginia), me lancé a quedar con un amigo del canal de TSP (Becquer de nick) al que no conocía personalmente. Él y sus amigos, de los que guardo unos recuerdos divertidos aunque un tanto extraños (lo de ser “friki” todavía no estaba de moda) fueron los que acabaron de decidir mi nick. Lo que pasó fue que comenzaron a llamarme “the bane of our existence” (la expresión significa “ser la cruz de alguien”, pero me lo llamaban por mi nombre “vane”), y yo, realmente curiosa por la palabra (que no había oído nunca), la añadí a mi nick, desde entonces: deepbane (no con “v”, no…).

El nick se puede cambiar

Eso es lo que me dice la gente cuando les doy mi e-mail. Ya, pero llevo tanto tiempo con él, que le tengo cariño. Lo que pasa es que para “cosas serias”, igual sí debería crearme una cuenta de gmail con mi nombre, inicial y apellido o algo similar… ¿no? :p

Cuando hablas con otra gente por Internet

Ya que estamos, voy a hacer un inciso para recordar el mirc, ese programa de chat con el que empecé a conocer gente de toda España, a pelearme con mi madre porque la gente llamaba por teléfono y no nos enterábamos (“la niña está hablando por Internet”), a jugar al trivial online, a descubrir nueva música (entre ellos depeche mode y tool), a pasarme archivos (bueno, a que me los pasaran, porque yo no sabía cómo hacerlo), a visitar páginas web de gente y flipar cuando hacían un cambio y yo podía verlo desde mi casa, … y tantas y tantas otras cosas. La verdad es que supongo que es por ello que nunca he sido fan de messenger y que, exceptuando skype, no soy gran aficionada del chat (se quedó en mi adolescencia :)).

Y tú, ¿cómo elegiste tu nick?

3 comentarios

Archivado bajo Vida

Sobre el orden y las libretas

Hoy he estado recogiendo, repartiendo (entre algunos de mis compañeros, es que soy una sentimental…) y tirando (para otras cosas no tan sentimental :p) un montón de papeles y cosas de entre todas las que han sobrevivido a mis más de 5 años de trabajo en Emagister (para otro día el post correspondiente, hoy todavía no me he hecho a la idea…). Soy consciente de haber hecho limpieza varias veces, de haber tirado cosas que ni yo sé por qué guardaba y de haber insisitido en convencerme a mi misma de que si alguna vez volvía a necesitarlas, seguro que las tenría correctamente archivadas en mi ordenador (porque así soy yo). Aún así, como digo, hoy había material para entretenerse durante… seguro que más de una hora 🙂

Lo que motiva el post son las SEIS libretas que he encontrado. Y digo que he encontrado porque no era consciente de que estuvieran entre mis cosas. Miento, una sí, pero últimamente ni la tocaba, porque prefería usar papeles para reciclar. Así que ya ves, seis libretas, todas mías (en una ponía mi nombre). Entonces, una sabe que tiene notas, recortes de periódico, emails impresos, estudios, propagandas varias, y todas esas cosas en los cajones y por encima de la mesa. Pero… SEIS libretas (sólo una que pudiera considerarse “terminada”), ¿para qué las querría todas a la vez?

Y ahí es cuando Gustavo ha dicho “eso demuestra lo obsesionada que estás con el orden”.

¿Tanto?!! :O

Deja un comentario

Archivado bajo Vida

Cine independiente al alcance de todos, en Internet

Leo en El País una noticia que me llama la atención, principalmente por dos motivos: uno el cine independiente y el otro, la consultora King e-Client.

La noticia va de una web de la que no había oído hablar, bigstar.tv, en la que se pueden encontrar films indepenientes de todo tipo, ver tráilers, descargar películas, y hasta grabarlas. Cine independiente al alcance de las masas gracias, nuevamente, a este gran medio que es Internet (¿por qué es un medio, no? bueno, esta para otro día).

Desde el punto de vista del profesional, la web pretende ser una plataforma de difusión de contenidos de forma totalmente gratuita (hasta la fecha) y, lo más importante, en alta definición.

Hasta aquí la descripción, ahora vienen un par de reflexiones:

Reflexión 1:

Que Internet permite a cualquiera difundir sus contenidos (vídeo, foto, audio,…) a bajo coste a un público que difícilmente podría alcanzar a través de los medios tradicionales (si te lo sabes montar bien) no es ninguna novedad. La novedad está, a mi entender, en la profesionalización de los contenidos difundidos: difusión de alta fidelidad y entrada de los festivales de cine independiente en la iniciativa. Y es que según la noticia, ya hay festivales que utilizan la plataforma para recibir los materiales a proyectar, lo cual, desde el punto de vista del profesional, es una gran gran noticia y, sobretodo, un ahorro… ¡enorme! (Que ya el cine de por sí es basante caro…).

Reflexión 2:

Si el cine independiente es algo así como lo opuesto al cine de masas (conste que no hablo de la calidad del producto, sino de la cantidad de público a la que se dirige/ llega la obra), ¿qué pasaría si Internet consiguiera masificar el cine independiente? Ahí lo dejo..

*****

Sobre King e-Client, simplemente que hará cosa de un año (aproximadamente, no lo recuerdo con exactitud) tuve el placer de trabajar con ellos en un estudio de usabilidad que realizaron para la empresa para la cual trabajo, emagister.com. Me ha llamado la atención saber si se trataba de la misma empresa, ya que hasta donde yo había llegado sólo hacían consultoría en temas de usabilidad. Desconocía que se dedicaban a tal labor y, la verdad, me ha soprendido muy gratamente. Esto sí que me parece una buena manera de profundizar en Internet como medio de comunicación y… más cosas  😉 ¿Cuántas más? Y lo que queda…

Deja un comentario

Archivado bajo Cine y TV, Internet

Experiencia de usuario con Movistar

llamo1, me enchufan una cuña publicitaria, 3 preguntas y consigo que me pasen con un operador. me dicen que vuelva a llamar que se les ha estropeado el ordenador y no me pueden atender.

llamo2, me enchufan una cuña publicitaria, 3 preguntas (que ya me sé para que me pasen con el operador) y lo consigo de nuevo. me dicen que necesitan el número, no sirve el dni ni cualquier otro dato (que les permitiría conseguir el número). además me advierten (después de un par de cuñas publicitarias más) que el horario de atención al cliente en el departamento de bajas (quiero dar de baja una línia) es de 9h a 23h, de lunes a viernes (estamos a sábado)

me llaman del 609 para una encuesta de atención al usuario. cuelgo porque estoy en una librería. me vuelven a llamar. cuelgo porque me caen mal, estoy enfadada.

llamo 3, es lunes, son las 20.30h. me enchufan una cuña publicitaria. me piden el número y el dni. se lo doy. me intentan vender más productos antes de pasarme con el departamento de bajas hasta que les suplico que, por favor, me pasen con alguien del departamento de bajas. me piden el número y el dni. se lo doy otra vez. no es ese departamento, me dicen que me pasan de verdad con el departamento de bajas, mientras espero dicen que el horario de atención al cliente es de 9h a 21h. bien, entre anuncio y anuncio ya son más de las 21h. me cuelgan.

llamo 4, lunes 21.45h. me enchufan otra vez la cuña publicitaria. me piden el número y el dni. pregunto lo del horario y les digo que hagan el favor de cambiarlo. me leen un papel que asegura que el horario es de 9 ah 23h (pienso que felicidades pero que lo cambien). ruego que me pasen con el departamento de bajas. me pasan. me piden el número y el dni. se lo doy. me explican que la baja se tramita por correo ordinario y que me enchufan a un contestador para que me de la dirección. antes de que me de tiempo a preguntar si se puede tramitar por fax ya me han enchufado el contestador (que vale, te repite el mensaje tres veces, pero se oye como el culo)

mañana tengo que enviar la carta.

estoy cabreada, ¿no me podían haber enchufado el contestador cuando dije “baja” al otro contestador????   porque la verdad es que ninguno de los operadores que me ha atendido (o debería decir “desatendido”) me ha servido para algo…

fin

¿tu experiencia?

1 comentario

Archivado bajo marketing online