Archivo mensual: enero 2013

Zacatrus y el poder de las recomendaciones

Pues sí, les devía un post a estos señores, so here it goes.

Creo que fue Javi quien tuiteó sobre Zacatrus, y aunque en ese momento no vivía en España, me lo guardé en los favoritos. Porque yo de Javi me fío (y porque los juegos de mesa me gustan mucho).

En diciembre fui a casa por Navidad, y se me ocurrió regalarle el Carcassone a un amigo para su cumpleaños (nota para Jordi: no pinches en el link). El caso es que hice el pedido, el cual debía ser entregado en casa de mi amigo directamente (y no en la mía), porque entre otras cosas, yo me volvía en breve a San Francisco. Recibí un email de confirmación pero, fallo mío, no lo leí hasta el día siguiente (estar de vacaciones es lo que tiene, no lees los correos al segundo de que te lleguen), cuando parece ser que el pedido ya había sido enviado… a mi dirección, no a la de mi amigo.

El lío vino cuando llamé para ver qué se podía hacer. Me voy a ahorrar el “yo les dije”, “ellos me dijeron”, etc. Lo que pasó fue que la atención no me gustó y como soy una cabezona, y a pesar de no tener tiempo para comprar otro regalo para mi amigo, cancelé el pedido.

Pero luego me sentí mal. Porque soy así, tonta, y creo en la bondad de las personas (y además me invadió el espíritu de la Navidad, todo hay que decirlo), y me sentí mal. No por haber cancelado el pedido, sino por el hecho de haber tenido una mala experiencia de usuario con Zacatrus…, cuando Javi había dicho que molaba!!

Así que les escribí un email, todo lo constructivo que pude. Me vuelvo a ahorrar lo de “Mira, creo que el problema ha sido este, no este otro, blabla”. Me contestaron. Y no sólo me contestaron, sino que lo hicieron en tono totalmente colaborativo, reenviaron el juego, esta vez a casa de mi amigo, y hasta me hicieron llegar un obsequio (nota para Jordi: guárdamelo con cariño).

Les devía un post porque sí. Porque las personas que trabajan duro para ofrecer un servicio o vender unos productos que nos encantan, y para solucionar nuestros problemas cuando los tenemos, se merecen un reconocimiento. Cuando algo sale mal nos quejamos pero, ¿y cuando algo sale bien, como en este caso, qué hacemos? Pues yo, lo digo.

Gracias Zacatrus. Para que las cosas salgan bien, solo hay que querer que salgan bien.

 

3 comentarios

Archivado bajo Internet, Juegos de mesa