Archivo mensual: octubre 2009

Invitada a Google Voice, o no

Leo en Softonic un post con el que me siento identificada: Eh Google, hay vida más allá de US !! Y es que hace un mes aproximadamente, recibí una invitación para Google Voice. Me resultó raro porque normalmente soy de las no tiene suerte con los pre-lanzamientos las invitaciones y esas cosas, y de las que se entera siempre tarde de las novedads :S

Este es el email que recibí, qué emoción:

voice2

Cuál fue mi sopresa cuando hice clic en el enlace y vi esto:

voice1

Que una cosa es no tener acceso al servicio, y la otra que encima quieran que te mueras de envidia 😛

3 comentarios

Archivado bajo google

Va de cubrir necesidades

El otro día leí algo que me hizo recordar “viejos” pensamientos. Vayamos por partes.

Lo que leí aquí:

No le des al cliente el servicio para el que te contrataron (para fracasar como freelance)

Tu sabes más que el cliente, tu eres más guay que él y tu gusto seguro que es mucho mejor que el suyo, así, aunque el cliente te contrate para que le traduzcas un determinado texto al inglés de Inglaterra, decide tú, a tu libre albedrío, entregarle una versión americana. Además, no discutas ni le muestres tu parecer, tú simplemente, hazlo.

Lo que yo pensaba no iba exactamente por aquí sino por el hecho de “decidir” por nuestros clientes pensando que sabemos más que ellos.

Los “viejos” pensamientos

Aquí una que es una ingenua era de las que pensaba: pues si al usuario/ cliente no le gusta, que se dé de baja (en realidad esto lo decía un compañero de trabajo y, dicho sea de paso, nos reíamos mucho de con él 😛 ).

Y es que una tendía a pensar que el hecho de conocer su producto (hombre, algo lo conoces, ¿no? te dedicas a eso) le daba derecho a decidir sobre las necesidades del usuario/ cliente. “Que no necesitas esto, que necesitas esto otro.” Cierto es que el cliente puede necesitar asesoramiento, pero… ¡hombre, si tiene una necesidad… escúchale!!

2 reflexiones al respecto:

  • Muchas veces las grandes ideas o mejor dicho, las ideas que triunfan, han lugar gracias a la capacidad de una persona o empresa para solucionar una necesidad que nadie más ha sabido atender Un problema que seguramete no habías previsto. Un problema que encima es un coñazo porque, como no lo habías previsto, no tiene cabida en tu sistema actual. Pero un problema básico y cuya solución vale mucho para el usuario/ cliente.
  • Entonces, ¿manera de diferenciarte de la competencia? Encontrar esa solución que el usuario/ cliente está esperando (en vez de empeñarte en tener tú solito la gran idea).

Un ejemplo

Ayudar  a alguien a alquilar un piso de 600- 700€ es más fácil que ayudarle a alquilar una casa de 3.000€ en la misma ciudad. Principalmente porque la demanda de casas de lujo es más baja que la de pisos más normalitos. Dentro y fuera de Internet.

Pero, ¿qué ocurre? Que la agencia que alquila casas de lujo es la que tiene más necesidad de ser ayudada, y por lo tanto, la más dispuesta a pagarte por el servicio que le ofrezcas.

Por lo tanto, en vez de esquivar a ese cliente que siempre te pide que destaques sus casas de lujo en los listados, en vez de decirle que no puedes destacar sus pisos porque tienen poca demanda, ofrécele algo mejor, busca la manera de encontrar a esos usuarios que, aunque sean pocos, buscan casa de lujo, y facilítales el trabajo para que se pongan en contacto. Que al final va de eso. De cubrir necesidades.

5 comentarios

Archivado bajo Empresa

Mafalda

Mafalda es que es genial. Ella y sus amigos. Bueno, algunos más que otros (como los animales de la granja de animales). Por ejemplo, a mi Susanita no me cae demasiado bien, pero reconozco que tiene su papel imprescindible para la comprensión de la esencia humana. Y Miguelito… Miguelito es un suertudo, si alguna vez pensaste en querer ser como él… sí, yo también. Pero nadie tiene tanta suerte en el mundo real. O sí 😀

Mafalda es que siempre tiene razón. Sé que hay un montón de recopilaciones de frases por ahí, pero he querido hacer la mía, ya que nunca antes se me había ocurrido (algún día tenía que pasar). Así que ahí va:

  • Yo lo que quiero que me salga bien es la vida.” (Miguelito) Soy de las que piensa que la suerte se la construye uno mismo, pero he de reconocer que, de vez en cuando, un poco de suerte “de la otra” tampoco viene mal 😀 Y que a veces las cosas son más simples de lo que parecen (o de lo que uno se empeña en creer).
  • Amo la humanidad, lo que me revienta es la gente.” (Susanita) Esta por mi lado borde o arisco 😛 Que lo tengo (no hace falta que lo diga), aunque en el fondo soy un cacho de pan.
  • La vida es linda, lo malo es que muchos cofunden linda con fácil.” (Mafalda) Una verdad como un templo. Cuánta razón. Y además, piénsalo, ¿no parece menos “lindo” cuando no cuesta nada conseguir lo que uno quiere?
  • A medio mundo le gustan los perros; y hasta el día de hoy nadie sabe qué quiere decir guau.” (Mafalda) No basta con decir que uno se preocupa, hay que preocuparse. No basta con decir que a uno le interesa, hay que interesarse. Es más, muchas veces no hace falta decir que a uno le gusta, le interesa o le preocupa… se ve enseguida.
  • Hasta mis debilidades son más fuertes que yo.” (Felipe) Las muy ******** XD
  • ¿Y si en vez de planear tanto voláramos un poco más alto?” (Mafalda) Porque soy una soñadora y una romántica empedernida. Porque aunque no pueda dejar de poner los pies en el suelo constantemente, mi vida sin la posibilidad de volar estaría demasiado vacía.

Y una tira que me encanta (una de tantas).

pichiruchi

Felipe: ¿Pero qué diablos significa esa palabra, ‘pichiruchi’?

Mafalda: No sé explicártelo, pichiruchi puede usarse para definir muchas cosas.

Felipe: No entiendo como puedes usar una palabra sin saber explicar qué quiere decir, lo siento en el alma pero no entiendo.

Mafalda: ¿Lo sentís dónde?

Felipe: En el alma.

Mafalda: ¿Y qué es el alma, Felipe? Explicáme.

Felipe: Y… pues… bueno, ¿el alma? Es esa cosa que es uno, pero no es uno, sino que claro, es ¿no?  Es más bien, en fin, es… es… es…

Mafalda: ¡Estuviste clarísimo Felipe! ¡Clarísimo!

Felipe: He quedado como un vulgar pichiruchi.

Deja un comentario

Archivado bajo Frases

Sushi para principiantes

Ayer hice sushi por primera vez. Makis, concretamente, que es un tipo de sushi (seguro que lo sabe todo el mundo, pero aquí una siempre se hace un lío). Así que hablemos en propiedad (según la entrada de Sushi en la Wikipedia):

  • Sushi: Es un plato de origen japonés a base de arroz cocido adobado con vinagre de arroz, azúcar, sal y otros ingredientes, incluyendo pescados o mariscos. Fuera de Japón el nombre sushi designa sólo a las variedades más habituales, como el makizushi o el nigirizushi; curiosamente se suele hacer extensivo al sashimi, un plato a base de pescado crudo pero sin arroz.
  • Maki: Si se sirven el pescado y el arroz enrollados en una hoja de alga nori se le llama maki (rollo).
  • Nigiri: Si se trata de una especie de albóndiga de arroz cubierta por el pescado hablamos de nigiri.
  • Inari: Cuando el pescado se presenta embutido en una pequeña bolsa de tōfu frito se denomina inari.
  • Chirashizushi: Si se sirve en un cuenco de arroz para sushi con trozos de pescado y otros ingredientes por encima, entonces se llama chirashizushi.

Todo el mundo sabe hacer sushi, organiza cenas de sushi y me invita a comer sushi. Pero nunca antes, aunque ya habían sido unos cuantos los intentos, alguien me había enseñado a hacer sushi. Ayer al medio día, como el que no quiere la cosa, mi amiga Virginia me invitó a comer sushi. Lo que yo no sabía es que iba además a hacer mis primeros makis (¡yuhu!).

Y así es como lo hicimos (nota: esto no es una receta de sushi, hay muchas por ahí):

Paso 1: Extender el arroz en el alga

La capa fina del alga se queda mirando hacia abajo. La paleta de madera es importante para ayudarte luego a hacer el rollito. Hay arroz especial para hacer sushi, pero si no tienes o no encuentras o te da pereza bajar al chino (o al japo), mejor que el arroz quede un poco pasadito.

El consejo de Virginia: Untar el arroz por los bordes del alga para que luego se cierre bien (funciona como una especie de pegamento).

IMG00327

Paso 2: Los ingredientes

Una vez untado el arroz, es el momento de colocar los ingredientes: aguacate, zanahoria, salmón, atún o lo que prefieras. Se colocan todos amontonados en una fila que será el centro del rollito.

Paso 3: El rollito

Aquí es donde entra la paleta de madera, que nos ayuda a dar forma a la primera vuelta del rollito. Acabar de enrollar el alga. Para aprovechar mejor el rollito, rellenar los extremos con arroz, tal y como se ve en la foto (¿se ve, no? 😛 ).

IMG00329

Paso 4: Cortar el rollito

Pues eso, ya sólo queda cortar el rollito y… ¡listo! Cortar con cuidado (y cariño).

IMG00330

Los de zanahoria son los míos, se nota porque el rollito parecía más un palo que un rollo y algunos quedaron un poco amorfos. Pero qué quieres, fueron mis primeros makis (y yo para esto de la cocina, del país que sea, tengo más poca paciencia…).

Y esta es la tabla final, con algún que otro nigiri infiltrado.

IMG00331

Links de interés

8 comentarios

Archivado bajo Comida y restaurantes

Soulmates

Dónde: Six Feet Under (segunda temporada, episodio 7)

Frase: “Maybe your soulmate is the person who forces your soul to grow the most. But not all growth feels good.”

Cierto, muy cierto. Pero, ¿y lo bien que sienta luego? Es como ir al gimnasio, que cuesta mucho pero que cuando sales te sientes lleno de energía. De una energía única y muy muy recomfortante.

1 comentario

Archivado bajo Frases

Happiness

Encontrar una nota debajo de la almohada o dentro de una zapatilla, el aire fresco del otoño en tu cara, envolverte en sábanas de agua salada o el sol deslumbrándote por fuera… y por dentro.

A veces algo aparentemente insignificante te hace estallar en lágrimas y llorar hasta berrear y poner la música alta y sentir que todo eso (la nota, el aire, el sol… el mar) te abrazan fuerte y no te sueltan y tu vida es tuya y puedes hacer con ella lo que te de la gana. Solo tienes que hacerlo. Solo.

Hoy, salida de un episodio de “Six Feet Under“, suena en bucle en en mi cabeza “Don’t fear (The Reaper)”, de Blue Öyster Cult. Y dice la mujer, motera, que acaba de perder a su marido: “Ir en moto es lo más parecido a volar estando cerca de la tierra”.

dont_fear2 dont_fear1

Bonus: Descubro además una versión interpretada por HIM.

2 comentarios

Archivado bajo Cine y TV, Música, Vida

El psycho killer bailador de claqué

El sábado pasado fuimos a ver una película al Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya. En realidad íbamos a ver una (Pandorum) y acabamos viendo otra (White Lightnin’).

La velada tuvo de todo, pinchazo de rueda incluido. Para más detalles, aquí se pueden ver las fotos. Vayamos por partes.

Entradas por Internet, sólo hasta un día antes

Ya es un poco tarde para avisar de esto, porque el festival se acaba este fin de semana, pero bueno:

  • Las entradas sólo se pueden comprar por Internet hasta un día antes del pase (no el mismo día)
  • En la web de Telentrada no indica por qué, simplemente dice “Sesión no disponible” (¿fácil pensar que se han agotado?!). Si llamas por teléfono puedes consultar si quedan entradas (¿para qué usar la web?).
  • Espera cola en las taquillas (45 min. en nuestro caso)
  • Las películas para las que no quedan entradas están apuntadas en una pizarra (a mano, ¿para qué una pantalla con la información actualizada?, por ejemplo, me pregunto)
  • Consejo: preguntar si quedan entradas, la pizarra no funciona a tiempo real
  • Consejo 2: elige película de “recambio”, preguntar tampoco funciona a tiempo real (nuestro caso)

El psycho killer bailador de claqué

Ya que habíamos llegado hasta allí (hasta Sitges y hasta la compra de entradas), nos conformamos con entradas para la única sesión disponible esa noche: White Lightnin’

La película me sorprendió desde el primer fotograma, el de unos zapatos bailando que, lejos de parecerse a los de Fred Astaire, transpiraban ya una América profunda. A partir de ahí todo cobra otra dimensión donde la violencia se convierte en la protagonista de un film incapaz de dejar indiferente a alguien.

Algunas escenas son duras de ver (estás en Sitges, ¿qué esperabas?) pero se alejan totalmente del gore que habíamos imaginado antes de entrar en la sala. La principal causa es el conflicto interior del personaje y su voluntad de redimirse, la cual, al mezclarse con la violencia, el claqué y el folklore… consigue un resultado más que singular y, sobretodo, chocante.

Un director en la sala

Al terminar la película me dije “y pensar que la persona a la que se le ha ocurrido todo esto está aquí en la sala”…

4 comentarios

Archivado bajo Cine y TV