Archivo mensual: junio 2010

Tu socio, tu hermano, tu amigo

Un socio es alguien con quien compartes una pasión, alguien con quien compartes momentos MUY BUENOS y también momentos MUY MALOS.

Hoy mi padre me ha estado contando cómo empezó todo…

Yo había trabajado para él antes, me lo encontré un día paseando por la playa y me contó todo: que estaba arruinado, que había estado enfermo… pero que le daba vueltas a montar un restaurante. Por aquel entonces yo trabajaba en dos o tres sitios distintos, hacía extras… y no sabía muy bien qué hacer. Le dije “yo no tengo dinero, pero tengo de dónde sacarlo (siempre podíamos hipotecar el piso, sólo había que convencer a tu madre)”. Su mujer no quería ni oír hablar de más socios ni de más negocios, y la mía… la mía no supo nada hasta el final.

Estuvimos 3 meses paseando, hablando, pensando,… y finalmente decidimos montar juntos el restaurante.

Al principio teníamos muchas deudas, mucho que pagar. Nos quedábamos en el restaurante mil horas para servir a dos clientes más. Había días en que, después del servicio, cogíamos grupos de turistas de 70 o 80 personas, abríamos el restaurante solo para ellos y nos quedábamos los dos sirviéndoles; con eso conseguíamos doblar la caja, ¡en tres horas doblábamos la caja!. Cuando tu madre preguntaba le decía que había estado por ahí, paseando por el mundo. Al principio fue duro, pero siempre estuvimos los dos juntos, no había que plantear nada, si la ocasión surgía allí estábamos los dos dando el callo.

Todas las peleas que hemos tenido han sido por exceso de trabajo. Nunca ha habido un reproche ni desacuerdo insalvable en un tema importante, ni respecto al negocio ni respecto a nada. En ese sentido hemos sido unos afortunados.

Cuando yo estuve enfermo él estuvo ahí cada día, a mi lado. Dando la cara. Siempre ahí, siempre, siempre, siempre.

El socio de mi padre para mi no era el socio de mi padre, era alguien de mi familia. Alguien con quien nos íbamos de vacaciones, a quien le contaba lo que había hecho en la universidad o cómo me había ido la entrevista de trabajo.

Mi padre ha tenido otros socios, bueno, otro por lo menos que yo recuerde. Y la cosa no sé como empezó pero acabar, acabó mal.

Encontrar a alguien con quien compartir tu vida no es fácil, pero encontrar a alguien con quien compartir un SUEÑO tampoco. Y ser capaz de seguir soñando junto a esa persona… día y noche… atravesando cualquier tipo de circunstancia… durante 20 años… se dice pronto.

Admiro mucho a mi padre, en muchos aspectos. Tener un ejemplo como el suyo es un auténtico privilegio para mi.

2 comentarios

Archivado bajo Empresa, Familia, Vida

Mariposa amarilla revoloteando a mi alrededor cerca de un cementerio

A este post-impulso no sé ni qué etiqueta ponerle… ni casi qué palabras ponerle. Voy a intentarlo.

Esta mañana me ha asaltado una imagen, la de la mariposa amarilla revoloteando a mi alrededor cerca de un cementerio. Convivencias, colonias, campamentos (o como quieras llamarle) de hace aproximadamente 20 años (alguno menos). El recuerdo de estar pelando cebollas debajo de un cobertizo, disfrazarme de la madrastra de Blancanieves para interpretar un papel con mucho texto y poco glamour (para variar), desear con todas mi fuerzas que ese año, por lo menos, se olvidaran de lo del “Día de los padres”. Pero no se olvidaron. Los que se olvidaron fueron mis padres, de ir.

Salida de la nada hoy esa mariposa ha llegado a mi memoria y he recordado una llorera legendaria que permanecía oculta en mi interior. El recuerdo es simpático, visto desde la distancia. No revivo un cabreo, evoco el sentimiento de soledad…

Me pregunto, ¿realmente habrá salido de la nada esa mariposa? ¿O de dónde narices habrá llegado?

Sonrío al descubrir…

2 comentarios

Archivado bajo Vida