Archivo mensual: septiembre 2009

Despistes, tropezones y olvidos

A raíz del punto número uno de la lista (¿ya te has ido para allí? :P) se me ha ocurrido recopilar unos cuantos despistes, tropezones y olvidos, de nuevo, para echarse unas risas (sobretodo si no te han sucedido a ti). Ahí van:

  1. Esta tarde, al salir de la oficina, me disponía a llamar por teléfono, cuando se me ha caído la BlackBerry al suelo. Se ha desmontado. La batería se ha caído por una alcantarilla. Profunda.
  2. Un día mi prima bajó a comprar tres cosas a la tienda de la esquina y se olvidó dos de ellas. (Nota: No es un decir, son números de verdad).
  3. Volvía yo de más de 10 horas de viaje en buses (2 buses), cansada y con los pies hinchados, fui a comprar Thrombocid y me lo dejé en la farmacia.
  4. Mi profesora de la asignatura de “Empresa” en 2º de Bachillerato venía cada día de Barcelona a Calella en tren. Un día se dejó los apuntes en el tren. Otro día en una tienda (en Barcelona).
  5. 6.30 de la mañana, todos preparados para un día de esquí. Un compañero que viene en tren se deja el equipo de esquí (que además no era suyo) en el tren. Al final consigue localizarlo, por suerte.
  6. Este es muy típico, pero no por ello menos divertido 😛 Compañero de trabajo con las gafas en la mano: “Mierda, ¿y mis gafas? Me las he vuelto a dejar en casa…”.
  7. En el metro, la chica de al lado se baja y se deja sus bolsas de comida de El Corte Inglés dentro.
  8. Enviar una newsletter y poner que todos los cursos son gratis. Récord de leads en un día. También de centros de formación quejándose :S
  9. Enviar una newsletter y poner tu email, en vez de la variable para que salga el email del usuario, en el espacio de “Recibes este email en email@email.com, si quieres modificarlo, entra en blabla”. Y todo el mundo riéndose y diciéndote que hay otras maneras más eficaces de ligar (cuando en realidad no fuiste tu la que puso ahí el email).
  10. Tu madre diciéndote que tengas cuidado con el coche cuando tu coche lo tiene ella y no tú (y vivís en ciudades distintas).

2 comentarios

Archivado bajo Curiosidades

A waste of the person you are

Dónde: En gmail.

Frase: “Wanting to be someone else is a waste of the person you are.”

quote_kurt

Igual la frase de Kurt Cobain (mi ídolo en la adolescencia- ya, y el de millones de adolescentes-, dicho sea de paso) es un poco demasiado tajante para mi gusto. Pero me ha hecho pensar en algo que me repito a mi misma constantemente: que para ser feliz debo aceptarme tal y como soy. Aceptarlo todo, lo que me gusta y lo que no. Y tratar de cambiar o establecer mecanismos de “supervivencia” o de “aceptación” para aquello que no me gusta. No se trata de arrinconarlo o de hacer ver (de hacerme ver a mi misma y a los demás) que no existe… se trata de verlo desde otro punto de vista, de positivizarlo o tal vez de ayudarte a simplemente llevarlo contigo… porque es algo que no puedes evitar dejar de llevar.

Tus puntos fuertes son también tus debilidades, lo que te hace bueno te hace también vulnerable… pues eso, lo que te hace vulnerable, en un momento dado, podría también hacerte fuerte. Y si no, tocará cambiarlo. Digo…

Deja un comentario

Archivado bajo Frases

Casi un pre-posmoderno

Quién: Mario Benedetti (en boca de uno de los protagonistas de “Andamios“)

Cuándo: Lectura durante las vacaciones

Dónde: Lo dicho, “Andamios”, si no la has leído, te la recomiendo.

Frase:

Un pesimista incurable, casi un pre-posmoderno, me dijo en los años sesenta: “El pasado es de los mártires; el presente es de los aspirantes a verdugos; el futuro será otra vez de los mártires”. No soy tan escéptico, aunque bien sé que en este enmarañado fin de siglo los pesimistas son lo únicos profetas que dan en el clavo.

2 comentarios

Archivado bajo Frases

(Mi) Imaginario audiovisual praguense

Este post no tiene nada que ver (o muy poco) con la Praga de verdad… así que si buscas información sobre la ciudad, mejor te remito a otro sitio. Por ejemplo a la entrada de Praga en la Wikipedia.

Si aún sigues aquí, te diré que efectivamente acabo de pasar unos días en Praga y que, durante esos días, he establecido mi personal imaginario audiovisual 😀 Así que este post pretender ser un poco eso… y eso.

Alicia en el País de las Maravillas

A Alicia me la llevé de Barcelona después de dedicarle una clase de inglés a la última película de Tim Burton. También me la llevé en un libro titulado “Caperucita en Manhattan” que, contra todo pronóstico, no sólo habla de Caperucita sino también sobre Alicia. Llegada a Praga me puse yo misma el sombrerito de Alicia… en el laberinto. Los gatos y los relojes, abudantes en Praga, han por supuestísimo ayudado. Y, finalmente, me encuentro . Too much Alice…

Música para Alicia

Transformada ya en Alicia, en la tele checa, en checo (anuncio de “Los hombres de Paco”… en checo… ¡no doy crédito!), no hay mucho que ver. Así que aprovechando que mi iPod se quedó en Barcelona, enchufo el VH1 cada vez que ando por la habitación del hotel.

  • She wolf (Shakira), éxito de moda aquí, en Praga y seguro que también en la China.
  • Fake it (Seether), ay qué bien, Seether.
  • For those about to rock (AC/DC), un clásico antes de cerrar los ojos e irse a dormir el primer día.
  • Where is my mind (Pixies), que no sólo le viene que ni pintada a Alicia sino que suena una noche en la que la cabecita no para de dar vueltas.
  • Shiny happy people (R.E.M), caída del cielo en uno de los inmensos parques de la ciudad… tomando el solecito… shiny y happy, vamos 🙂
  • Gipsy Kings sonando en Karlova… aquí me sentí casi como en casa.
  • The house that Jack built (Metallica), en la tienda de souvenirs (en la misma, las dos veces que pasé por ella).
  • Only (NIN), que le decía a Alicia “there’s no you, there’s only me.” :S
  • Like a virgin (Madonna).
  • Part of me (Chris Cornell), para recordar el reciente concierto en Bilbao.
  • Me gustas tu (Manu Chao). Me gustas tu.
  • The Wall (Pink Floyd). Claro, esta no podía faltar en un lugar así… con además un muro como el muro de John Lennon.

Referencias españolas, a parte de la citada y de los partidos de fútbol (por cierto, final de la UEFA en checo… y sin un gol hasta la prórroga… menudo tostón 😛 ), por todas partes: Penélope Cruz en las marquesinas y postes de publicidad de media ciudad (de la media para turistas que es por la que andé más, al menos).

pe_praga

2 comentarios

Archivado bajo Música, Viajes

El bucle

La primera vez que oí la palabra bucle, aunque parezca mentira, fue a los 17 años (o 16 como mucho, o como poco vaya). Y fue en clase de “informática”. En dicha clase el profesor enseñaba “Visual Basic” pero yo, aprender lo que se dice aprender, aprendía más bien poco. Y digo más bien porque una cosa sí que aprendí, y es el significado de la palabra bucle.

La clase de “informática”

Tuvimos que “pelearnos” con la que entonces era nuestra tutora y profesora de historia para que nos dejara apuntarnos (a otro compañero y a mi) a la optativa de “informática”. Porque resulta que “los de letras” teníamos derecho a la asignatura, pero… menos derecho que “los de ciencias”. Total que, muerta de la rabia (porque ya me dirás tu para qué quería yo hacer una asignatura de Visual Basic…) le acabé soltando a la profesora algo así como “y tu que sabes si el día de mañana me va a servir de algo esto del Visual Basic” (a todo esto yo sin saber ni lo que era ni para qué podía llegar a servirme). Y no sé cómo ni por qué, pero la convencí.

Pues hoy ya sé cómo y por qué

Todavía es el día que recuerdo aquellas clases como las únicas clases en las que no me enteraba de nada, iba totalmente a ciegas y no entendía por qué el profesor se pasaba el día hablando de bucles. Bucles que se abrían, bucles que se cerraban. Hasta que al final, hice por entender lo que era un bucle. Hasta que lo entendí. Ahora, eso sí, de Visual Basic no me preguntes… XD

Y lo útiles que son los bucles en la vida (para una persona “de letras” como yo).

El bucle, según la Wikipedia

Un bucle o ciclo, en programación, es una sentencia que se realiza repetidas veces a un trozo aislado de código, hasta que la condición asignada a dicho bucle deje de cumplirse. [más]

El bucle, en la Vida

Más o menos vendría a ser algo así como lo mismo pero sin el entrecomillado que dice “en programación” y cambiando “código” por “vida”.

El bucle-laberinto de plastilina (y el otro)

Hace ya unas cuantas semanas, estando en plena reflexión inconsciente (sí, sí, existe) me puse a hacer un laberinto de plastilina (regresión a la infancia). El caso es que, sin darme cuenta, el laberinto en cuestión acabó convirtiéndose en algo sin principio ni fin o, para explicarlo de forma objetiva, lo que pasó fue que acabé juntando la última pared con la primera, convirtiéndolo así en un bucle-laberinto.

A veces me siento en un bucle-laberinto de esos. Me digo… “¿por aquí ya has pasado, no?”. Y tal vez tenga que ver con mi pésimo sentido de la orientación, no digo que no (lo de la orientación merece un capítulo a parte) pero… Creo que muchas veces hay algo que no hago bien, a saber:

  • No leo bien el mapa. A veces parece que pasas por el mismo sitio… pero no, es sólo un sitio parecido. Pero hay que darse cuenta. O hay que querer darse cuenta. (Oh, pobrecita de mi, que siempre estoy allí mismo… oh, oh, oh << Esto es lo que no hay que decirse).
  • Juego al ajedrez conmigo misma. ¿Lo has hecho alguna vez? Yo no, porque no soy muy aficionada (sólo me gustaba jugar con mi padre y porque  me dejaba ganar), pero para el caso es lo mismo. Al ser hija única, de pequeña, muchas veces acababa jugando sola a las cosas… contra mi misma (nótese que digo “contra” y no “conmigo”…). Y claro, aquello acababa siendo un mareo, porque nunca sabía con quién iba, con quién quería ir y ni si lo que estaba haciendo estaba bien o mal.

Y cuando me doy cuenta, por ejemplo,  de que estoy jugando al ajedrez (o a lo que sea) conmigo misma en vez de autocompadecerme, entonces también siento (¡y me doy cuenta!) que soy capaz de aportarme algo. Y eso me gusta.

Deja un comentario

Archivado bajo Vida