Archivo de la etiqueta: natación

Nadando

Últimamente he recuperado el hábito de ir “con regularidad” a la piscina a nadar. Nado desde que era pequeñita, me encanta nadar, me siento cómoda en el agua… ¡tan cómoda! Pero también me siento muchas otras cosas. Cosas como éstas:

On fire. Cuando estás on fire te sale todo. Aumentas el ritmo y notas como la sensación de velocidad viaja desde las puntas de los dedos de tus pies a las de tus manos. En vez de sentirte cada vez más cansada, te sientes cada vez con más fuerza. Te envuelves en una capa de suave agua y no te la tienes que llevar por delante porque es casi como si no la notaras, es una sencación maravillosa… para mi es “la” sensación.

Nerviosismo. Nerviosa te sientes muchas veces antes de tirarte al agua para competir, se trate de una competición importante o no. Te resbalas en la pileta, te tiras una décima de segundo tarde… esas cosas. Pero ese nerviosismo desaparece completamente al entrar en el agua. Te lo creas o no, ni rastro de él.

Sin embargo, no es esa la sensación de nerviosismo a la que me refiero. Dicha sensación es algo que me sucedió por primera vez cuando tenía 13 años y que no tuvo que ver con los nervios previos a la competición porque sucedió en un entrenamiento. Los dedos de las manos, normalmente los de la derecha más que los de la izquierda, se separan. Es imposible juntarlos, el brazo se sale de su trayectoria y la sensación de pérdida de control es vertiginosa. Esa sensación, más que cualquier otra dentro del agua, me da miedo, me dio verdadero pánico la primera vez. Ahora la veo venir de lejos, me digo que no es más que un fantasma y como, entre otras cosas, no tengo un entrenador que me dice que coloque bien el brazo, “no pasa nada”. Pero si me tiro al agua, distingo claramente cuando algo no va bien en mi, lo que sea, si los dedos de la mano derecha se separan y “no me dejan avanzar”.

Pero si tengo piernas/ Alivio. Esto pasa cuando parece que no avanzas y de repente te acuerdas de que tienes más extremidades a parte de los brazos para avanzar. Ah, las piernas… de cuántas nos han salvado 😛

Rampas. A veces simplemente, después de muchas horas de entreno, de competición o, actualmente, cuando estoy en muy baja forma o no me alimento como es debido, mis piernas no responden. A los 500m empiezo a tener rampas en los gemelos en los pies, buf… imposible seguir nadando. Más que dolor, rabia, impotencia.

Letargo. Es cuando te tiras al agua y nadas y nadas y se te va la cabeza y pasas de un pensamiento a otro de forma inconexa como si de una película surrealista se tratara. Ni te enteras de que estás nadando. Fuera del agua se conoce como “soñar despierto” (dentro del agua imagino que también…).

¿Pero cómo puedo haber desperdiciado una oportunidad como ésta??! Esto sólo se da cuando compites (al menos en mi caso), y no durante, sino después de la carrera. Sales del agua, ves tu penoso tiempo (o inclusio tu tiempo mediocre), ves nadar a la gente, y dices “pero qué fácil parece, cómo puedo haberlo hecho tan mal, por qué me sentía tan cansada dentro del agua??!”. Y ese tipo de preguntas. Sueñas con que se hayan equivocado y por el altavoz vuelva a sonar tu nombre en la próxima serie. Pero no, no suena. Y tu oportunidad se ha ido. Y tendrás que esperar a la próxima vez para hacerlo mejor.

Nopueditis. Esta es para mi entrenador, que cuando le decías “no puedo” te contestaba “poder puedes, di que no quieres”. Y tu orgullo se veía tan tocado que te veías obligada a seguir nadando. La nopueditis se daba sobretodo con las series de 10x400m… buf! 😛 Ahora se da después de 1.500m cuando dices… venga, tienes que llegar a los 2.000m para conservar tu orgullo XD

Y para terminar, un vídeo de uno de mis ídolos de hace unos años, Martin López Zubero. Yo también quería ser espaldista, pero no me salía 😛 Así que al final resultó que fui una nadadora de fondo.

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, Vida

Música para nadadores… ¡por fin!

Me pasa Oriol esta noticia sobre un reproductor de música para nadadores.

E inmediatamente después me siento la persona más feliz del mundo. La que más. Toda la vida deseando algo igual. Porque pasarse entre 4 y 5 horas diarias en el agua llega a ser monótono (que no aburrido, y me da igual lo que digan los jugadores de basket o de fútbol o de  cualquier otro deporte) y más cuando a una le gusta tanto la música y más cuando por los altavoces suena la radio pero sólo puedes oírla- vagamente y entre gritos de niños que creen que se están ahogando y monitores que les juran que no, que no se preocupen- entre serie y serie (que es cuando tienes la cabeza fuera del agua).

Cierto es que actualmente no paso tantas horas en la piscina ni de broma. Pero me había hecho tantas ilusiones con el titular… tantas 🙂 Por favor, que llegue a Europa. Por favor.

2 comentarios

Archivado bajo Deportes, Música

Bañadores (… de recuerdos)

Ayer destrocé uno de mis más preciados recuerdos: los bañadores de mi época de nadadora. Mi madre llevaba años pidiéndome que los tirara, que huelen mal y que lo llenan todo de bichos (¡y con razón… algunos tienen más de 20 años!).

Hace tiempo se me ocurrió hacer un cuadro con retales de esos bañadores, y eso es precisamente lo que estoy haciendo (aprovechando que estoy de vacaciones, época del año en que, con diferencia, más cosas empiezo y NO termino). Llámame sentimental o nostálgica o lo que sea, pero para mi los recuerdos… son los recuerdos. Y eso que no considero que sea de las que viven en el pasado precisamente 🙂

Así que, antes de liarme a tijeretazos, hice una sesión fotográfica. (Y después igual hago otra :p)

Aquí van algunos de mis recuerdos:

Mi primer bañador

Este fue mi primer bañador “de natación de verdad”. Todavía me acuerdo del día en que mis padres me llevaron al Corte Inglés a comprarlo. Lo juro. Tengo las imágenes grabadas en mi cabecita, se trataba de un día importante (aunque yo aún no lo supiera). Ahora da un poco de pena, además de que se ensanchó muchíiiisimo… (y lo seguí llevando y engrandando durante años), pero en su momento este bañador fue para mi el mejor bañador del mundo.

1’26”

Se llama así porque fue el bañador con el que bajé de 1’30” en 100m libres (concretamente bajé de 1’31″…). Como su propio nombre indica, mi marca fue de 1’26”. Durante una temporada, si no recuerdo mal, fue el bañador del Club Natació Cornellà. No recuerdo mucho más… sólo que hace mucho mucho tiempo… porque mi marca en los 100m libres cuando dejé de competir (que tampoco era muy buena pero bueno… estaba alrededor de 1’06” (creo… pero para comparar sirve :p)

CNC

Bañadores del equipo. Al principio no teníamos y creo que estos son los dos únicos con los que llegué a competir… tampoco sé si hubo más (imagino que sí) ni cómo es el actual. Al primero le tengo mucho cariño, es el que utilizamos durante más tiempo. No sé si lo estrenamos en los Campeonatos de Catalunya de Igualada, pero recuerdo muchas fotos con este banyador allí.

“Repetidos”

Con tanto bañador, difícil era no repetir 🙂

Igual que Nila

Igual que Patricia Soler

Igual que Sandra y Noelia (en realidad este creo que lo tuvimos casi todas)

De “papel”

Pues sí, estos bañadores se llamaban de papel. Por aquel entonces yo creo que más de una pensábamos que eran de papel de verdad (por lo menos eso les dije yo a mis padres para que me compraran uno). Sólo los vendían en los campeonatos y, como la resta de material allí, eran más económicos. Mi problema solía ser la talla, estos bañadores eran muy ajustaditos :p Pero vamos, que al final tuve algunos… el negro no sale en las fotos pero hasta hace poco tiempo era el que utilizaba para ir a nadar de vez en cuando. Ahora la NASA ha intervenido en la creación de bañadores tan ligeros que el papel, como con la informática… ha quedado sólo para los románticos XD

2 comentarios

Archivado bajo Deportes

Natación y tecnología, nuevo bañador revolucionario

Leo esta mañana en el ADN que la NASA ha participado en la creación de un nuevo bañador revolucionario que será presentado en los JJOO de Pekín. La marca Speedo sigue siendo la pionera y esta vez, dicen que el tejido reduce un 10% la resistencia del agua y mejora un 5% la respiración del nadador.

Dos de mis grandes aficiones juntas: natación y tecnología

Increíble. Y la Federación Internacional de Natación ya ha dado el visto bueno.

Cuando dejé la competición empezaban a salir los primeros bañadores “de cuello alto” (que les llamábamos). Dentro de unos años igual no hace falta piscina :O

Leer artículo completo y ver foto en ADN

2 comentarios

Archivado bajo Deportes