Archivo de la etiqueta: Internet

Mercado de fichajes

Hace ya unos días, a la vuelta de las vacaciones de Agosto, vi en Twitter un par de comentarios sobre “fichajes”:

RT @ninalabs: El ex consejero delegado de MySpace ficha por Zynga http://bit.ly/bsVfJW #Marketing #Media

uiuiui !! El vicepresidente de marketing de Yahoo! abandona la empresa. http://bit.ly/96SeGQ (via @isabelsabadi)

No le di más importancia hasta que, el mismo día, en casa, con el telediario de fondo y en la sección de deportes hablando de los nuevos fichajes de fútbol para la temporada, coincidió que abrí Google Reader después de meses de inactividad.

He de decir que no acostumbro a utilizar Google Reader con regularidad, leo Twitts y poca cosa más, pero de vez en cuando, entro y me paso un rato. Total, que entré a una sección que se titula Marketing (vete tú a saber lo que hay ahí). “A ver lo que ha pasado estas últimas semanas…”- me dije.

Y esto es lo que había pasado, parecía el mercado de fichajes de verano. En amarillo los “fichajes” para el nuevo curso:

Deja un comentario

Archivado bajo Curiosidades, Empresa

Piratería a la antigua usanza

Mi madre tiene ordenador desde hace un año y un mes aproximadamente. Se lo regalamos para su cumpleaños porque no paraba de decir que ella quería saber y que quería saber. Pues toma ordenador  y espabílate. Y vaya si se ha espabilado.

Cosas buenas

  • Con portátil no hace falta ratón, menos peleas, mucho mejor (se llevaba unas peleas con el ratón…)
  • Ha aprendido solita a ver series por Internet. Ole
  • Ha “pirateado” la conexión de mi tío. Este es el motivo del post, ahora voy 😄
  • Me pide una dirección de correo para poder darse de alta en Facebook (mieeeedo) y para poder comentar el este blog (ilusión!!)
  • Se da cuenta de que el Mac es más práctico: “Oye, ¿por qué tu ordenador se enciende tan rápido cuando lo abres y ya tienes la película puesta y el mío no?”

Cosas menos buenas

  • Lo que le ha costado entender lo del scroll. Apuff. Qué desesperación. “Hija, que no puedo seguir leyendo lo que has escrito”.
  • Peleas con actualizaciones, pluggins y demás, para poder, por ejemplo, escuchar la radio por Internet.
  • Usa Windows, claro, y me pregunta. Y yo ya he perdido la práctica (y con Vista no la he llegado a tener nunca). Al final le regalé un manual básico por Navidad.

Piratería a la antigua usanza

El otro día fui a casa. Mis padres viven en  un primer piso. Mi tío, el hermano pequeño de mi madre, vive en el ático del mismo bloque y después de un tiempo con Vodafone, ha decidido contratar un ADSL (como Dios manda).

Y me dice mi madre… que a ver si le puedo conectar el ordenador a la red de mi tío. “Toma, la contraseña que tienes que poner”. O_o Con tan mala suerte que no se pillaba.

A la semana (o a los dos o tres días) me llama. Atención: “He comprado un cable de 15m y he conectado mi ordenador al chisme de tu tío. Ah, y a la vecina del segundo, que le caía el cable por en medio, le he pedido si lo podía atar a la barandilla. Y ya está”.

Claro que sí, esa es mi madre 😀

Ideas de bombero

Siempre había pensado que lo de las ideas de bombero era heredado de mi padre. Ahora tengo la confirmación definitiva de que no, de que es de los dos.

3 comentarios

Archivado bajo Internet

Antes desayunaba leyendo y ahora twitteando

El borrador de este post hace días que lo tengo empezado. Pero no he encontrado el momento para estirar el tema. Sí para postear en Twitter. He aquí la diferencia número 1. Diferencia número 2: Twitter es móvil (muy móvil de hecho) y el escribir en un blog no.

Transcurso de los hechos

  • Crisis de lectura, no me preguntéis por qué. Pero crisis. Quizás tenga que ver con que ahora ya no tengo media hora de tren hasta el trabajo sino 5 minutos a pie…
  • Inmersión absoluta en la red desde hace un par de meses
  • Empiezo a tuitear para estar al día de las novedades con mis antiguos compañeros de trabajo (que dices, ¿no te sirven el correo, el feisbuc y el escaip? Pues se ve que no…)
  • Conozco a gente que se pasa el día tuiteando. Gente que merece mi admiración. Y me entra curiosidad… ¿para qué servirá esto? (si yo pensaba que no servía para nada..)
  • Me pongo a observar a los tuiteros y tuiteras… y claro, me convierto en un@ de ell@s yo también.
  • Instalo Twidget
  • Instalo TwittBerry
  • Instalo Thwirl
  • Sigo observando… y tuiteando

Lo que he observado (que puede no ser así…)

  • La gente pasa mucho tiempo en Twitter… pero proporcionalmente al tiempo que pasa allí no tuitea tanto
  • Cuanto más tuitero se es (o más followers se tienen o algo así), menos mensajes se envían
  • La Blackberry engancha muchísimo a Twitter…
  • El usuario de Twitter es muy pero que muy fiel al site. Y esto merece un punto y aparte

Yo había oído decir que la web se caía… que tenían problemas continuamente. Pero no sabía que tantos. En una semana de adicción he podido experimentarlo en mi propia piel.

twitter_down

Pues los twitteros, esa especie de internautas en plena expansión, no sólo siguen utilizando el servicio, esperan pacientes a que lo restauren cuando se cae, y no se buscan una alternativa, sino que lo tienen asumido y casi interiorizado como parte del site… ¡increíble! Y es más, algunos hasta lo excusan.

“El mensaje de error es gracioso”, dijo un amigo a modo explicación 😄

Pregunta: ¿Qué otra web cuenta con usuarios que no se enfadan cuando se cae el servicio y que a pesar de las continuas caídas siguen usándolo? Yo no conozco ninguna. Y por alternativas en materia de redes sociales no será… ¿no? ¿O sí?

Lo que pensaba y lo que pienso de Twitter

Antes pensaba que no servía para nada. Que la gente que lo usaba no tenía nada mejor que hacer o algo así. Como enviar sms decían… Jordi, Alex y yo discutíamos sobre para qué usarlo… yo tenía una postura radical: no sirve para nada. Para decir lo que estás haciendo… ¿a quién le importa?

Pues en un fin de semana le he encontrado al menos cuatro buenas utilidades (y otras me siguen pareciendo una chorrada, por ejemplo los mensajes directos.. yo con el correo me sigo apañando mejor… o con el chat).

  • Turnos de preguntas en charlas y conferencias.
  • Estar como en un chat permanente con mucha gente a la que conoces pero que no se conocen entre sí… sin importar dónde estés físicamente, y sin tener que estar chateando… pudiendo “tardar” en responder.
  • Publicidad… Yo por ejemplo, “followeo” a @maestroarmero (de 11870.com), y me gusta ver las novedades que publican así como algunas cosas divertidas que postean en su blog 🙂 Por poner sólo un ejemplo…
  • Y conseguir compañeros de viaje de Madrid a Sevilla 😉

PD: Frase post EBE ’08… “Tengo nosecuántos followers nuevos” jajaja (perdón, es que la primera vez que la oí me hizo mucha gracia… luego vi que la decía más gente :)).

4 comentarios

Archivado bajo Internet

Cómo elaborar un plan de producto

Antes de empezar, aclarar que éste es mi método, que lo  he aprendido probando, preguntando y equivocándome y que, aunque todavía le queda mucho por pulir, a mi me funciona.

Qué es un plan de producto

Llámale plan de producto, llámale roadmap, llámale PAP (Project Action, Anual Plan??? Todavía no sé qué significan esas siglas… jaja). Se trata de un documento que contiene una relación de proyectos que responden a los diferentes servicios, funcionalidades y productos (monetizables o no) que uno se ha planteado desarrollar en un tiempo x, por ejemplo un año- aunque a menudo requiere revisión trimestral o cuatrimestral, a lo sumo semestral :)-.

Paso 1: Por qué éstos y no otros proyectos

Lo primero a plantearse es por qué hacemos las cosas. Así, los proyectos de nuestro plan de producto tendrán que ver con esos objetivos planteados y no con otros.

Los objetivos no tienen que ser muy concretos, pueden ser genéricos, pero “no pueden ser todos”. Lo que quiero decir con esto es que claro que uno quiere aumentar el tráfico, la recurrencia, mejorar la usabilidad, aumentar la facturación y crecer en número de usuarios, pero… todo no puede ser. Es decir, por poder se puede, pero lo suyo es elegir los objetivos en función de la estrategia deseada.

La estrategia. A menudo sucede que la estrategia no depende de uno sino que la establece un comité de dirección o un CEO. Así que bien, éste es el momento de aclarar las dudas al respecto. Si la estrategia no está clara lo que hay que hacer es PREGUNTAR y CONSENSUAR.

No es lo mismo elaborar un plan de producto para un startup que lo que quiere es tráfico y a lo sumo marca, que para una empresa con marca, consolidada y tal vez líder en el mercado que lo que puede querer es diferenciarse de la competencia y crecer en facturación y beneficios. Por ejemplo.

Paso 2: Benchmark

Una vez claro el o los objetivos, uno tiene una lista de ideas, sugerencias, proyectos o proyectos en potencia a la que dar forma. Antes de eso, es muy recomendable navegar por webs de la competencia, de sectores similares, por blogs, feeds,… empaparse de todo y de todos, ver lo que ya “está inventado” y lo que no, lo que nos gustaría inventar pero no va a usar nadie, etc. etc. etc. Y completar la lista. Hacer un benchmark en esta fase sirve, no para ver cómo desarrollar un producto, sino para hacerse a la idea de la magnitud que puede alcanzar el proyecto, de si se lleva un tipo de desarrollo u otro, de si estamos muy lejos de ello, etc. Este tipo de información nos ayudará a la hora de incluir o no ese proyecto en nuestro plan de producto y también a la hora de realizar la priorización.

Paso 3: Listado, recursos

Mi primer consejo es que el plan de producto se elabora a base de proyectos, no de ideas. Eso implica que se ha hecho un trabajo previo y una valoración al respecto de los mismos. También evita sorpresas 🙂

Mi segundo consejo es organizar dichos proyectos en función del objetivo que persiguen. ¿Para qué? Principalmente por dos razones:

  • Evitar incluir proyectos que no son afines a los objetivos que queremos alcanzar
  • Dado el caso de que quisiéramos cambiar de objetivo/ estrategia, sería mucho más fácil rehacer el plan

Y no mucho más. Suelo listar el proyecto, el cómo (detalles sobre la funcionalidad, el servicio, etc.), el cuándo y los recursos (humanos, económicos y de tiempo) que estimo que se van a necesitar.

Paso 4: Priorización

Dos cosas:

  • ¿Persigue el objetivo que queremos alcanzar? ¿En qué medida?
  • Valorar la relación coste/ beneficio

Y básicamente, ya.

Para qué sirve un plan de producto

Para mi un plan de producto es una guía y, ante todo, una herramienta. Un ejercicio para alinear el trabajo diario con las ideas, la estrategia, el futuro. Un poco abstracto ya…

Sirve para pensar hacia dónde queremos ir y por qué. Sirve para decidirlo y para conseguir llegar hasta allí.

Sirve para replantearse las cosas, para darse cuenta de cuando uno se equivoca y para rehacerlo tantas veces como haga falta. Si no tienes una base bien definida ¿cómo te das cuenta de que la base está mal? ¿O de que el camino que has tomado no es del todo correcto? ¿O de que puede haber caminos mejores?

Para qué no sirve un plan de producto

No debe servir para cortar alas, capar ideas ni sueños. Y sobretodo, no sirve para excusarse en el “yo hago esto porque es lo que pone en el plan de producto y es lo que toca”.

3 comentarios

Archivado bajo Empresa, Internet

Nerding around with Daniela

Últimamente, ya no es que chatee por canales varios a la vez como aquel día con Edu, sino que me encuentro hablando y twitteando o skypeando (por no usar la palabra genérica “chatear” cuál “cosa”, que siempre nos lo repetían en el cole, especialmente en las clases de inglés en referencia a la socorrida palabra “thing”…), con personas que están en la misma habitación que yo.

Y hay más, el número de ordenadores y dispositivos con conexión a Internet suele superar el número de personas ¿increíble, no? ¿Para qué? Hoy mismo, en casa de Daniela, chateando, riendo, terminando la cena, con los macs y el PC de Benji (gracias Benji por dejarme tu PC). 2 macs, un PC, una Blackberry y sólo dos: Daniela y yo 🙂

Foto testimonio (ya, está de lado… problemas técnicos…)

Y ya que estamos, voy a hablar de Daniela y de mi

Daniela es una de las personas con las que he conectado más en menos tiempo. Sin quererlo, sin no quererlo, simplemente conectando. Para mi la clave de todo ha sido no forzar la amistad… sino dejar que surgiera.

Cosas que nos unen…

  • Tenemos el mismo estilo sincero y directo.
  • No nos gustan las “pamplinas” (como dice mi madre).
  • En el trabajo no hay amistades que valgan :p
  • El deporte.
  • La música (hasta Korn y Deftones).
  • Las risas.
  • El ímpetu, la ambición, las ganas, el hacer que las cosas pasen… la energía.

Otras cosas que nos unen…

  • Nos resfriamos al mismo tiempo.
  • Decimos las mismas cosas, a la misma gente, sin saber que la otra está haciendo lo mismo.
  • Extrañas conexiones entre personas comunes, nacionalidades de dichas personas y nosostras…
  • Los sueños (y aquí lo dejo).

Estoy realmente agradecida (¿a la vida?) y gratamente sorprendida por haberme cruzado con ella en mi camino. Estoy también muy agradecida a Daniela por ser cómo es, por compartirlo conmigo, por apoyarme, darme consejos y ser mi “sis” además de por darme una oportunidad al principio de conocernos, cuando lejos de convertirnos en amigas saltaron chispas entre nosotras: de todo corazón, GRACIAS.

Deseo que haya mil millones más de risas, de lágrimas (de la risa), de explicaciones de por qué “en mi casa no hay normas pero la toalla se cuelga aquí” y de “proyectos” en común.

5 comentarios

Archivado bajo Internet, Vida

Elegir ADSL

Me encuentro en pleno proceso de selección de ADSL… otra vez 🙂 ¿O debería decir, en no-proceso de selección?

Lo que ha pasado es que me da pereza. Ya he pasado por esto antes… y me da pereza… todo.

Lo que me da pereza
Me da pereza leer las mismas ofertas-que-no-son-ofertas de siempre de los diferentes proveedores de Internet. Adivinar qué compañía me sale más a cuenta (si lo intentas calcular fracasas seguro). No ver la letra pequeña y quedarme con la que parece más de fiar, y que luego no lo sea.
Me da pereza pasarme entre dos semanas y un mes (siendo optimista) sin Internet.
Me da pereza volver a dar de alta la línea (ya van tres… ¿o cuatro?).
Me da pereza que la página de compra de un producto no funcione en Firefox 3 y tener que llamar al servicio técnico, ya de buenas a primeras.

Mis experiencias anteriores
Wanadoo/ Orange: El servicio nunca falló pero la atención al cliente fue, en tres ocasiones distintas, sencillamente pésima. La última, mis ex-compañeros de piso de Cerdanyola estuvieron disfrutando de Internet gratis durante casi un año. Se dieron cuenta cuando intentaron hacer un cambio de nombre, no sé cómo terminó la historia.
ONO: Comprobé la cobertura en mi zona vía web, estuve esperando casi dos semanas y, pasado ese tiempo, me dijeron que no, que todavía no había cable en mi calle. Y que tenía que esperar dos o tres semanas más (no recuerdo, pero era como empezar de cero) para dar de alta un ADSL normal y corriente. Si hombre, ¿y qué más?

Recomendaciones de (tres) amigos
La que más me ha gustado ha sido una con la que me siento muy identificada: “Yo soy esclavo de Telefónica = súper caro y súper fiable.”.
Luego está la del que lo intentó con otra compañía: “Estuve esperando más de un mes (yo creo que fueron casi dos) y al final me cansé y me di de alta en Telefónica. Dos días tardaron.”.
Y tuve una tercera recomendación que fue: “Escoge la más barata”. Pero me veo incapaz de escoger la más barata. Es horrible. Las promociones son liosas, te hacen comprobar todo, te dicen que tienes cobertura y luego no, luego sí, luego vete tú a saber.

Mi decisión final
Me vuelvo a quedar con Telefónica… :/

5 comentarios

Archivado bajo Internet

Innovar en Internet (y la Ciencia Ficción)

Esta reflexión tiene que algo que ver con eso de que los usuarios pasan más tiempo en el resto de webs que en la tuya. Esto no significa que no haya que intentar ser diferente, pero sí que hay que tener muy mucho en cuenta cómo y para quién se innova.

Esto enlaza con otro tema de amplia discusión que es la importancia de conocer bien a tus usuarios. Este para otro día.

Así pues, y volviendo al tema principal, cuando uno se encuentra en medio de un proyecto nuevo (o no), con toda su ilusión rebosando por doquier y el cerebro generando ideas a cada momento, no es difícil caer en la tentación de montarse tal paranoia que se acabe convirtiendo en un universo paralelo que a duras penas uno mismo es capaz de comprender (exagerando un poco).

Sin exagerar tanto, y no a nivel de grandes cambios sino de pequeñas grandes mejoras, ejemplos hay muchos. Algunos buenos y otros no tan buenos. Uno bueno (para mi): las opciones de edición de campos de Flickr, ahora ya bastante estandarizadas. Otros no tan buenos: los links que no son azules o no están subrayados (gran imposición de Google; por mucho que te empeñes, los azules siempre se reconocen y los otros, a veces sí y a veces no) o los botones con formas y colores (de los que aún no sé muy bien qué pensar).

La cuestión es, ¿cómo distinguir una idea fresca, una buena idea, de algo que está destinado al fracaso o, en el mejor de los casos, a que triumfe sólo entre tus seres más cercanos y frikis (esos heavy users…)?

Yo tengo un método (si soy métodica, qué pasa). Lo cierto es que tampoco soy de esas personas que emanan ideas constantemente, sino más bien de las que las aprovechan y consiguen ponerlas en práctica. Pero esto también sirve para la puesta en marcha de algo étereo que queremos que se convierta en realidad. Y para los que creen que en la universidad no se enseña nada, casi todo lo que voy a escribir a continuación me lo inspiraron allí :p

La prueba de la madre

Consiste en preguntarse a uno mismo si su madre (sirva el abuelo, la tía, el hermano pequeño o hasta esa prima segunda que sólo vemos en Navidad), lo entendería.

Por más grande que sea el cambio que quiero introducir en mi site, la prueba no falla: si lo entiende mi madre, es que está bien hecho.

Claro que conseguir esto no es tan fácil. Lo habitual es que requiera de unas explicaciones por aquí, unos tips por allá, unos ejemplos por si acaso… Y en estos casos es cuando aplico la prueba de la Ciencia Ficción.

La prueba de la Ciencia Ficción (CF)

En esta prueba la pregunta clave viene a ser algo así: ¿Es mi idea como una de esas películas de CF en las que la mayor parte del éxito reside en el atractivo de ese mundo IMAGINARIO pero tan ENTRETENIDO y ATRACTIVO que el director, guionista o quién sea ha construido PARA SÍ y al cual ha conseguido arrastrar al ESPECTADOR?

Si la respuesta es NO, es decir, si no hemos ideado un nuevo sistema de gestión de correo donde hace falta entender que el “Inbox” se llama “My[insertar aquí el nombre del site”], no hay bandeja de enviados y los mensajes no se pueden borrar porque para nuestro site son leads que queremos mantener en el historial del usuario, entonces estamos salvados 😉

Si la respuesta es SÍ, y aún así nos parece que estamos delante del “Star Wars” de la Web 2.0., entonces estamos delante de algo que podría ser realmente innovador.

Con los pies en el suelo

Muy importante para el SÍ a nuestra IDEA de Ciencia Ficción: contrastar nuestra visión con la de los demás. Ya, y ahora me diréis, ¿y si resulta que soy un visionario y sólo yo puedo verlo? A lo que yo respondo: mira dentro de ti, seguro que sabes si tienes aunque sea sólo un poco de madera de visionario… 😉

Reinventar la rueda está de más. Copiar o ADAPTAR (que dicen en el cine…) buenas ideas, suele salir a cuenta antes de lanzarse a la piscina con algo realmente diferente.

El Usuario ¿a quién te diriges?

Esto lo he puesto al final pero es bueno hacerlo al principio :p Aquí una servidora peca de emocionarse y obviarlo y darse cuenta de que, como una vez nos dijo mi profesor de radio: “habéis hecho un magazine cojonudo pero lo que os había pedido era un radio-fórmula.” Pues esto es igual, haces una web para fans de “Star wars” cuando lo que en realidad te gustaría es llegar a todas las abuelas del mundo (que son las que aún no conocen tu web).

2 comentarios

Archivado bajo Internet