Archivo de la etiqueta: proyecto

Maneras de emprender

Nunca he montado un negocio (ni un proyecto más o menos decente, aunque no se haya convertido en negocio), pero en mi familia se han dado casos. A menudo me entran ganas, recuerdo las palabras de mi padre el día que llegó a casa y dijo “estoy harto de trabajar para los demás, vamos a hipotecar el piso y a montar un restaurante”. A mi madre le entró el vértigo. A mi padre le brillaban los ojos. Ya habían fracasado una vez. Yo no sabía de parte de quién ponerme.

Hace unos días Hace muchos días (este es otro post que rescato del baúl de los recuerdos AKA carpeta de borradores) tuve la oportunidad de escuchar hablar de su experiencia a diferentes emprendedores en el JEI Startup Zaragoza. Bueno, no es nada nuevo decir que no hay una fórmula mágica, que la pasión es por supuesto algo imprescindible. Me quedé con tres estilos de emprender.

  • Estilo 1: Emprendedor- Empresario. No sólo emprende sino que además tiene habilidades para converitr aquello en lo que cree en un negocio rentable. Con su business plan, su MBA y su pasión quizás más enfocada al negocio que al producto o servicio que ofrece, el emprendedor- empresario emprende y consigue hacer grande el negocio.
  • Estilo 2: El artesano. Ubaldo Huerta y Eduardo Manchón utilizaron este término para hablar de cómo ellos habían emprendido (y siguen haciéndolo) varios proyectos. Básicamente se refirieron a Loquo y a Panoramio. Con mimo, con cariño, poquito a poco, en un garaje o donde sea. Lo que dicen de que una empresa no se monta en un garaje a ratos libres… Pues depende. Lo que está claro es que es más difícil montar una empresa en tus ratos libres cuando el 80% de tu cabeza está en otro sitio que dedicándole todo el tiempo del mundo (o al menos ese 80%). Peeeero… hay quien es tan apasionado que lo consigue. También es verdad que es lo menos habitual (otro ejemplo, y éste lo he vivido de muy cerca, Mundoanuncio) por ser, como digo, más difícil o más sacrificado.
  • Estilo 3: Emprender entorno a una necesitad, con un producto buen o, a poder ser, muy bueno. Fue Marek Fodor quién habló de esto a colación de su experiencia con Atrapalo. Son varios los emprendedores que crean algo con el objetivo de cubrir una necesidad que ellos mismos tienen. La clave en estos casos está en que esa necesidad sea lo suficientemente representativa en la sociedad o en el mercado.

La conclusión a la que llego (no sólo entonces, sino día a día, trabajando, por suerte, en un entorno lleno de emprendedores) es que se pueden aprender muchas cosas para montar una empresa, pero lo de ser o no ser emprendedor,  de eso creo que hay que llevar algo dentro. ¿Fórmulas para el éxito? Sin ser una experta me atreviría a decir que ninguna, sino que todo depende de tu manera de ser y de trabajar, de conocerse a uno mismo, de quién te rodees (de quién no), del mercado.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Empresa

Adiós a la foto del día

La foto del día nació ya hace más de dos años, en agosto del 2006. Me viene a la cabeza que, por aquél entonces, Alex y yo todavía trabajábamos codo con codo. Por las mañanas, mientras leíamos el correo, pronto, como de 7 y pico a 8, filosofábamos un poco sobre la vida (no siempre, pero sí a menudo).

Por qué empecé la foto del día, y primera etapa o etapa offline

Lo hice un día en que, yendo por la AP7, una piedra me desconchó el cristal del coche. Me dio mucha rabia (y me cagué en el camionero que conducía el camión). Al llegar a casa, queriendo quitarle importancia, pensé que dentro de un tiempo ya ni me acordaría (que es lo que pasa con las cosas que no son realmente importantes en la vida). Al cabo de cinco minutos pensé que sí, que sí que me acordaría, y que le haría una foto para acordarme, ¡vamos! Y así fue como nació la foto del día.

La verdad es que el hecho de tener reciente el postgrado de fotoperiodismo y emocionarme por iniciar proyectos fotográficos, sumado al de la reciente visualización de “Smoke“, también influyeron (para qué vamos a negarlo).

Segunda etapa de la foto del día

Algunas de mis amigas se enteraron de que cada día hacía una foto (dos de ellas compañeras del postgrado de fotoperiodismo) y empezaron a preguntarme por la foto del día tal o del día cuál. “¿Por qué no las cuelgas en algún sitio y así podemos verlas?”, me preguntaron. Ah, pues sí, buena idea. Y empecé a colgar la foto del día en flickr.

Tercera etapa de la foto del día

Chris, al que siempre le ha gustado la idea de la foto del día pero que nunca ha querido realizar él mismo, a pesar de que le he explicado que no es genuina, que lo hace todo el mundo y que él también podría hacerlo, me pidió que creara una etiqueta para la foto del día para poder suscribirse al feed. Y eso hice: fotodia.

Cuarta etapa de la foto del día

De repente a mis amigos y conocidos no sólo les gustaba la idea de la foto del día sino que me preguntaban si podían salir en ella, si serían ellos “hoy” la foto del día. Recuerdo un día que Gustavo vino y me dijo que había encontrado la foto del día. No recuerdo el por qué, pero la había encontrado “en el colgador”. Por lo que dice en la frase, cuando le fui ha hacer la foto al colgador la foto del día ya no estaba allí… pero se la hice igualmente, porque ese día era el cumpleaños de Gustavo (y el de mi prima). De aquello hace casi dos años.

colgador

240107. el dia que el gustavo troba la foto del dia en un penjador però m'ho diu tard i jo faig igualment la foto al penjador perquè avui és el seu aniversari (i el de la meva cosina

La foto del día. Definición

Esto es lo que dice en flickr de la foto del día. Antes de seguir con el post, creo necesario copiarlo aquí:

“La foto del dia és un projecte que vol deixar constància de com el dia a dia està ple de coses i persones i vivències i experiències que conformen la nostra felicitat. Aquesta és la meva felicitat.”

“La foto del día es un proyecto que quiere dejar constancia de como el día a día está lleno de cosas y de personas y de vivencias y de experiencias que conforman nuestra felicidad. Esta es mi felicidad.”

Cuándo empiezo a sentir que la foto del día deja de ser 100% mía

Durante todo este tiempo, hasta que llega este momento, siento que hago la foto en el momento del día que me apetece y que la acompaño de una frase, la que quiero (siempre empieza por “el dia que” y siempre es en catalán, por ser coherente). A veces me apetece hacer más de una foto en el mismo día, las hago y luego elijo una, así de fácil. Ambos son momentos que conforman mi felicidad, pero elijo sólo uno.

El momento en el que empiezo a sentir que la foto del día deja de ser mía es ese en el que elijo una de las dos o tres fotos que he hecho diciéndome a mi misma que es esa la que quiero pero que, con el tiempo, me doy cuenta de que no, de que no es esa, sino que la he elegido porque es la menos explícita.

Internet, privacidad e identidades

Los que me conocen saben que lo que publico en Internet lo hago porque me apetece y porque me da absolutamente igual que, quien sea, entre y lo vea o lo lea. “Trabajo de esto”, digo siempre. Y me gusta, me gusta colgar fotos y vídeos, escribir en este blog, comentar en los de mis amigos, conocidos o e-conocidos, tuitear, feisbuquear y, en general, darme e alta en cualquier red o comunidad e, inevitablemente, dejar huella. Es algo parecido al día que mi madre, estando yo en casa recién vuelta del primer día de universidad me puse a ver “Twin Peaks”, me preguntó: “¿Tu no has dicho que tenís que estudiar?”. Y yo le contesté que sí, que eso hacía…

La foto del día se ha convertido en una especie de baúl de los recuerdos para mi. A veces, cuando dudo de algo, voy a la foto del día a consultar que día pasó qué. Pero ha llegado un punto en el que cada vez me cuesta más mirarla y lograr que las piezas conformen una imagen. Está llena de fotos “trampa”, de indirectas, de sentimientos camuflados… ¿y eso por qué? La respuesta es fácil: hay cosas de mi vida que quiero compartir sólo con quién yo elijo, sea una o cien personas, pero elegidas por mí. Y para evitar compartirlo todo con todo el que entre en flickr, no soy sincera conmigo misma cuando hago la foto del día y, menos, cuando la publico.

Y por eso, y porque para mi ya ha perdido su sentido original, hace semanas que vengo pensando en terminar con el proyecto de la foto del día. Por eso y sólo por eso escribo este borrador y lo guardo hasta hoy, que lo retomo, dispuesta a publicarlo.

Sobre las identidades… Más de un amigo me ha confesado su voluntad expresa de diferenciar su persona, a través de su personalidad, en Internet y fuera de la red. A mi me parecía increíble, pero resulta que no ha sido una persona la que me lo ha contado, sino que han sido varias. Una de ellas me explicó el por qué del fracaso de tal propósito: matenía una personalidad en Internet y otra diferente fuera, “el problema es que en la vida real soy la misma persona”, me dijo.

Algunas curiosidades sobre la foto del día

  • Le digo a alguien que el domingo vi la F1 y me responde que ya, que lo vio en la foto del día
  • Charlando con alguien sobre tipos de sushi… no nos aclaramos sobre cuál elegir y de repente ese alguien dice “del que comiste un día con Marina”. “¿Cómo sabes que sushi comí con Marina?”, pregunto yo. “El que sale en la foto del día”.
  • Personas que no se conocen pero que si se vieran por la calle se reconocerían.
  • Decirme que la foto del día es como mi gran hermano.
  • Pedirme que cuelgue las fotos del día (al principio las colgaba cada día o cada dos días… últimamente tardo semanas)

La última foto del día

La última foto del día data del 14 de enero de 2009. Un día como cualquier otro pero no un día sin motivo. En todo este tiempo ha habido dos días en los que se me ha olvidado hacer la foto y otros dos cuyas fotos no he colgado ni voy a colgar.

La última foto del día es ésta:

140109. el dia que els "solers" i jo ens juntem per veure el barça i expicar-nos les penes

140109. el dia que els "solers" i jo ens juntem per veure el barça i expicar-nos les penes

Gracias a los que me habéis animado a seguir con el proyecto durante todo este tiempo. Realmente siento que aunque siguiera con él, el proyecto está terminado 🙂

9 comentarios

Archivado bajo Foto, Internet, Vida

Lista de cosas que tengo a medias

Hace justamente un año escribí un post sobre las cosas que tenía a medias en aquel momento. Todo vino a raíz de una charla durante la comida de despedida de un compañero de trabajo. El año pasado las despedidas de algunos de los que entonces eran compañeros de trabajo marcaron mi 2006- 2007.

Se ve que un día, no sé cuál (pero no hoy), se me ocurrió reescribir el post y actualizarlo habiendo pasado un año. Y lo apunté en mi calendario de Mafalda. Y hoy lo he visto y aquí estoy.

Allá vamos:

  • una adaptación de un cuento de Quim Monzó – ni la he tocado
  • una novela – la he releído un par de veces, no he escrito ni una línea más
  • un recopilatorio de relatos cortos – he añadido un par, uno está inacabado y el otro me gustaría reescribirlo
  • un blog – esto sí que es gracioso… lo he abandonado (aunque algún post he hecho), y he empezado un par más (contando éste)
  • una página web con el restaurante de mispadres – hice un blog en vez de una página, un par de posts… y ahí sigue
  • dos proyectos fotográficos – ¡uno acabado y entregado!!! y estoy con otro
  • una lista de artículos para escribir – no sé ni dónde está
  • la carrera de humanidades – bueno, sigo en ello
  • el proficiency – bufff de esta ni me acordaba
  • una vida – esa, evidentemente, sigue a medias

Y ahora van las nuevas (las relaciones personales no han lugar… las dejo para otro momento):

  • un piso… absolutamente vacío
  • un corto (en la lista del año pasado ya me dejé alguno)
    • quién eres: encallado desde hace no sé cuántos veranos, por lo menos dos
    • la montaña mágica: ¡terminado y pasado en público!
    • 10 mariposa, 40 muerto: encaminado, éste es nuevo (a ver qué tal el año que viene)
  • harry potter, me faltan 2 libros
  • la montaña mágica, de thomas mann; sigue a medias
  • me talk pretty one day, sigue a medias (chris, te lo devuelvo este año, lo prometo)
  • un curso de escritura creativa: ése ya no lo termino porque fui a cuatro clases y no volví más, todavía no sé por qué
  • mi propio proyecto de algo: tengo compañero de aventuras, pero no una buena idea (¡aún!)

3 comentarios

Archivado bajo Vida