Archivo de la etiqueta: Arte

“Estoy tan contenta”

“Estoy tan contenta, Vane”, me dijo el otro día mi amiga Virginia durante el ensayo de la performance “Siéntate bien”. Y tuvimos  uno de esos instantes de absoluta felicidad. Ella, supongo, por lo bonito de la materialización de su obra (aunque será la tercera vez que la realice, será la primera en la que ella dirija y sean otros los “performers”) y yo… por sentir cómo la-re-a-li-za-ción hace vibrar a alguien a quien quiero.

FemArt09

Fem Art, Mostra d’Art de Dones es, como su nombre indica, una muestra de artistas- mujeres todas ellas- organizada por Ca La Dona. Y este año se celebra la 15a edición. La inaguración fue el 7 de mayo y las obras se exponen tanto en “Ca La Dona” como en el “Centre de Cultura de Dones Francesca Bonnemaison“. Se pueden ver obras de todo tipo: instalaciones, performances, escultura, videoarte… Todo arte. Todo feminismo. Además de charlas y debates.

femart09

(Dice la postal, por la otra cara: “Es de puta madre ser mujer”).

Personalmente puedo decir que la exposición en el espacio de la Bonnemaison, a la que asistí el día de la inaguración, me gusto bastante. Me quedé con una “escultura” hecha con 5000 tampones, una adaptación de “Dinner Party” de Judy Chicago y una serie de dibujos muy pero que muy interesantes sobre anatomía y el estándar de belleza femenino.

Éste es recordatorio de la primera de las tres obras que he mencionado:

tampo

Siéntate bien

Siéntate bien, la performance de mi amiga Virginia, es una de las obras que tendrá lugar en el “Centre de Cultura de Dones Francesca Bonnemaison” el día de la clausura de la muestra. No voy a decir de qué va, sólo diré que “desde dentro”, las que participaremos en ella, la estamos viviendo intensamente. La cita es el sábado 23 a las 19h de la tarde.

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Barcelona

Kiki Smith. Her memory

Hoy he estado en la exposición “Her memory“, de la artista Kiki Smith, en la Fundación Joan Miró en Barcelona.

Mi (humilde) opinión

Me ha parecido un trabajo frágil y bello, tanto por los materiales como por las formas. El cristal, el papel japonés (que parecía de seda, pero mi amiga, que además de artista es admiradora de Kiki Smith, me ha dicho que era papel japonés), la tinta,… las ventanas, las flores, los pájaros y las sillas de papel “volando” en medio de la sala. La mujer que sale de la madre y vuelve a ella al morir. Frágil, la palabra es frágil.

Escultura, grabado.

Bello. El ciclo vital. La mujer.

La chica simpática de la última sala

La chica simpática de la última sala, la que estaba vigilándola, se nos ha acercado y nos ha contado que ha sido la propia artista la que ha diseñado y se ha encargado, en persona, del montaje de la exposición. También nos ha explicado cómo estaban trabajadas las pinturas en los cristales, a trozos, y con láminas de plástico protectoras. Simulando las ventanas. Y en modo ventana también, a trozos, los dibujos con tinta en el papel.

Otra de las cosas que nos ha contado la chica simpática de la última sala es que la artista, aunque reconocida americana, no es sino alemana. Sí, sí, de Nuremberg. Aquí aplicaría aquello de que uno no es de donde nace sino de donde se hace. O algo así.

Un par de símbolos

Las flores. Las flores están presentes en toda la obra, diría que desde el nacimiento hasta, por supuesto, la muerte. En el vídeo que también se puede ver en la exposición, la propia artista explica el por qué de las flores. Las flores son algo vivo que se ofrece a los que mueren pero que, en poco tiempo, mueren también.

El saludo. El símbolo tiene dos interpretaciones: por un lado, el saludo y, por el otro, el rechazo, el gesto de “freno” ante aquello que se viene encima, que se aproxima. Relacionado con el nacimiento… el gesto de María al ser anunciado el nacimiento de su hijo, nuevamente, saludo o freno.

kiki1

La exposición se puede ver hasta el 24 de mayo.

Deja un comentario

Archivado bajo Arte

Obras de arte en Internet

La Wikipedia define el Net.art como “la producción artístico- simbólica realizada ex profeso en y para la red de Internet”. Pues de eso es de lo que va buena parte de la asignatura de “Arte digital” que estoy cursando este semestre en la UOC dentro de la licenciatura de Humanidades.

Una de las obras comentadas a lo largo del curso, y la que me dispongo a apuntar en este post, es “Der Zerseher”, de Joachim Sauter y Drik Lüsebrink. Es una obra especialmente representativa de lo que es el arte en Internet y es por ello que la he elegido para esta reflexión sobre la interactividad y la autoría de las obras de arte digitales.

Dada la interactividad como un aspecto clave y diferenciador del arte digital vs. el arte analógico, “Der Zerseher” se presenta, desde mi punto de vista, como una obra excelente para explicar la diferencia entre una obra interactiva y una que no lo es.

Y es que en “Der Zerseher” la interactividad va más allá de la interpretación subjectiva y única y de la intervención en la obra por parte del, ya mal llamado, “espectador”. El receptor (llamémoslo así), a diferencia de lo que sucede con otras obras digitales e interactivas, no realiza ninguna modificación física en la obra sino que ésta es sólo una ilusión. En “Der Zerseher”, como en otras obras, puede o no haber una interpretación subjectiva por parte del receptor, pero la diferencia radica en que en ésta, obra interactiva, es la propia obra la que condiciona la existencia de la interactividad. En este caso existe un único tipo de interacción posible que es la distorsión de la imagen, y además, ni tan siquiera es real sino, como he dicho ya, absolutamente ilusoria.

4 comentarios

Archivado bajo Arte, Internet