Archivo mensual: julio 2014

Fun times at Russian River

Last year Ignacio and I went wine tasting in Napa for the fist time. We stayed in Santa Rosa and Guerneville, loved the weather, tried a few nice wines, fell in love with one or two, had lunch in a ‘masia’ (a very authentic one, Catalan style!) and were absolutely delighted by such nice weather (in April). We also stopped at the Charles Schulz museum and got to know Snoopy a bit better.

This year, in June, I went back to Napa for a bachelorette party with some friends. And again, we had an amazing time. It may’ve been the wine, it may’ve been the weather. It may just be that life-is-good. At the last winery that we ended up, the guy kept pouring wine after the tasting, a lovely lady tried to make a swimsuit for one of us… and most of us dove in the swimming pool in our underwear.

It looks like I had had not enough Russian River, so a week after there I was again. The visit had not been planned, we just stopped at the Russian River Brewery to grab a bite with our new friends who we had met at the Digital Detox. Long story short, we spent two hours waiting for a lunch that, none of us realized, had not been ordered. Oh well, perks of a weekend without any notion of time. All I can say is that it was a very entertaining conversation. Fun times.

Last weekend, all of a sudden, I was back in Napa. I went canoeing for the first time. And I swam in the Russian River, also for the first time. Canoeing was fun, and we were lucky enough to witness a gorgeous sunset.

Sunset at the Russian River, by @jakej

Sunset at the Russian River, by @jakej

But I was also lucky to be part of an adventure with Kristine and Jake on our way back to San Francisco. My dad taught me it’s the small things that make us happy. And this was one of those moments, a ride back home with good friends, staring at the sun, enjoying the sound of the wind,…

I hope to be back soon, Russian River.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Viajes

Recuerdos o cómo de grande es un pitufo

De vez en cuando nuestra mente hace eso de salirse de control y transportarse a donde le da la gana. Como cuando tienes una canción en la cabeza y no te la puedes quitar, por ridícula que sea. Como cuando quieres decir algo y se te olvida para siempre. Bueno, para siempre no, te acuerdas al cabo de dos días cuando alguien te está hablando de algo que no tiene absolutamente nada que ver. Como cuando pierdes el reloj y no hay manera de encontrarlo. Hasta que estás buscando tu bolso verde y entonces, dentro del bolso negro, porque el verde no lo encuentras, sale el reloj.

Así es mi mente.

Hace solo unos minutos, después de un mes en España con primera parada en Zaragoza, con viajes varios a Londres y Berlin, una hora de caravana diaria a la entrada de Barcelona, volver a casa de mis padres y dormir en la habitación de mi infancia y adolescencia, escuchar Tool una semana seguida sin parar, quedarme de prestado en casas de amigos en Barcelona, un fin de semana en Salou casi sin dormir, una barbacoa con multa incluida, y un vuelo a San Francisco perdido… mi mente tiene una frase en la cabeza:

¿Cómo de grande es un pitufo?

Y una foto:

pitufo

En este viaje no he podido ver a Leticia, pero Cecilia me escribió un email desde el restaurante de mis padres. Leticia y Cecilia son dos amigas que, aunque últimamente tengamos mucha distancia de por medio, tengo muy presentes. Leticia y Cecilia fueron mi familia durante una etapa difícil de mi vida. Me apoyaron cuando casi nadie más lo hizo, y mira, me he puesto sentimental.

no-karaoke

Quería colgar la foto del día del karaoke… pero no la tengo a mano 😦

Al acordarme de la conversación del pitufo, en las fiestas de Gràcia de hace… no sé cuántos años, he ido a Facebook a buscar la foto. Y allí me he encontrado un montón de recuerdos (desordenados).

Reencuentro en Madrid, cambio de nombre y vacaciones en Islandia.

Reencuentro en Madrid, cambio de nombre y vacaciones en Islandia.

Wackeeeeeeen!

Wackeeeeeeen!

Cinema a la fresca en Montjuic. Qué bien salimos todos en esta foto.

Cinema a la fresca en Montjuic. Qué bien salimos todos en esta foto.

Primer cumpleaños de Viky con Plunchete.

Primer cumpleaños de Viky con Plunchete.

Viaje a Madrid con Irene.

Viaje a Madrid con Irene.

Partidas de Fluxx y Guillotine en el 14. Hay que ver, es que no trabajábamos nada.

Partidas de Fluxx y Guillotine en el 14. Hay que ver, es que no trabajábamos nada.

Último día en Emagister. Con Daniela.

Último día en Emagister. Con Daniela. (Y Ariel de fondo).

mojitos

Mojitos con Kathy y Juanji (para olvidar las penas).

cena-calella

Día de playa y comida en Les Caves.

ebe

EBE con Jordi y Alex.

En Facebook no hay fotos recientes y en vez de ir a buscar al iPhone – que en honor a la verdad ha sido mi primer impulso – voy a dejarlo para otro post.

Después de recordar y recordar, solo me alegro de todo lo vivido y estoy emocionada por ver qué me depara el día de hoy, el de mañana, el de pasado… y todos los demás.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized, Vida