Archivo de la etiqueta: grunge

Hit so hard

Hoy he descubierto que existe este documental sobre Patty Schemel, la batería de Hole. A ver si lo veo este fin de semana. Tiene buena pinta.

Update 29/04: Me ha gustado, vale la pena.

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Cine y TV, Música

La piel de gallina

La piel se te puede poner de gallina por muchos motivos, incluso por motivos tan distintos como éstos.

Motivo #1

Ayer a eso de las 2,30 de la noche pasé por casa a dejar el portátil del trabajo antes de seguir con la noche de filosofar con Sergio, vamos a llamarle así, y con algunos amigos más (y algunos menos, ya que se nos quedaron por el camino :p). Al llegar a casa me dio tiempo de ver una revista y una nota encima de mi MacLounge. La revista es un especial de “Rockzone” de los meses de julio y agosto y lleva por título “Grunge, aquellos maravillosos años”. La nota era de JJ, cómo no, y decía “en Arbússies tienen quioscos de buen rollo, mira que joya he encontrado”.

Hasta hoy después de comer no he abierto la revista, y al hacerlo he encontrado en ella un top 26 de música grunge. Iba pasando por cada una de esas pequeñas joyas (aquí el lector que inserte las canciones que prefiera), y venían a mi mente esas imágenes, esa nostalgia, esos años de adolescente greñuda y siempre vestida de negro (o azul marino). Decía el texto “quién no se ha emocionado… o quién no recuerda la primera vez que escuchó…”, y de repente se me ha puesto la piel de gallina al leer “Alice in Chains, Down in a hole”. Que en su momento no es que fuera especialmente significativa para mi (como por ejemplo si lo fueron “Lounge Act”- por algo mi Mac se llama como se llama- o “Zero”, de la que también escribí un post hace tiempo). Pero se me ha puesto la piel de gallina. Y ya.

Motivo #2

Sigo leyendo y me encuentro con un articulillo que habla de la versión (si se le puede llamar así) que hicieron un par de concursantes de OT de lo que VENDRÍA A SER el himno casi oficial del grunge: “Smells like teen spirit”. Desde que una compañera del colegio quiso discutirme (y digo quiso porque yo me negué en rotundo a semejante absuridad) que Mark Owen “era más grunge” que Kurt Cobain, desde entonces, que no había visto nada igual.

Me voy a abstener de hacer comentarios. Y tampoco voy a pegar el vídeo en mi blog. Pero si no lo habéis visto (yo había oído hablar de la actuación pero la verdad es que hasta que los de la revista no me han dicho “ve a youtube y búscalo” no me había lanzado a hacerlo), recomiendo ver al menos el principio, para saber uno de lo que habla y esas cosas.

Sobra decir que se me ha vuelto a poner la piel de gallina.

Vamos a quedarnos con la piel de gallina buena, con esa que aunque te hace SENTIR tan intensamente como la otra, te ofrece una experiencia mucho más placentera.

Deja un comentario

Archivado bajo Música

El club de los 27

El club de los 27, a los 16

A los 16 una no es que fuese especialmente rebelde, pero me gustaba vestir con poco colorido, escuchar rock y grunge en el Set y el Golden, escribir, leer, chatear (sí, sin tarifa plana y todo eso)… y que me dejaran en paz. Era una incomprendida y nadie se daba cuenta, el mundo no me entendía (aix…XD). Ni a mi ni a mis amigos, por supuesto, y por ello conjeturábamos con entrar algún día en el Club de los 27, ese grupo de grandes incomprendidos. Así que además de tocar nuestros temas preferidos, Kurt Cobain (sobretodo Kurt Cobain), Jim Morrison, Janis Joplin y Jimi Hendrix, eran también nuestros ídolos.

Todos los años son especiales

Los 25 porque son el cuarto de siglo, los 26 el primer paso hacia los 30 (buf!) y los 27… Los 27, en mi caso, son el símbolo último del abandono de la adolescencia (nótese que no habló de madurez, ahí no sé si llegaremos algún día…): Nirvana sigue con un papel protagonista en la banda sonora de mi vida, y concretamente en mi iPod (que no en vano se llama Lounge25), pero el Club de los 27 y parte de esa rebeldía (otra parte nunca se pierde) han quedado definitivamente atrás.

El sueño del día de mi cumpleaños

El día que cumplí 27 años, el lunes pasado, me levanté con un malestar en el cuerpo provocado por una pesadilla en la que morían primero JJ y luego mi madre. Me entraron hasta ganas de llorar y no pude esperar a que mi madre llamara para felicitarme, sino que lo hice yo primero para ver si todo iba bien. Por la tarde, después de soplar las velas, se lo conté a JJ y me dijo… “será por lo del Club de los 27”. Claaaaaaaaaaaro, será por eso……!! Y en ese momento recordé el sueño completo: JJ moría y me decía “feliz cumpleaños, yo he entrado en el Club de los 27, y tu ya no vas a poder.” :O No hace falta decir que JJ es uno de esos amigos de “el Club de los 27, a los 16” (de hecho es “el amigo”) con los que compartía dumb, territorial pissings, lounge act, y tantas otras… además de las noches en el Golden y el Set. Curiosamente, otro de esos amigos, el que un día me dejó escuchar Jennie’s got a gun en su walkman, vive ahora a menos de un minuto de nosotros y ayer nos reencontramos, después de por lo menos 6 años, por casualidad y en pleno centro de Barcelona. Qué cosas.

¿Cómo lo harán las ideas para quedarse guardadas en un rincón y salir en el momento en que menos te lo esperas?

2 comentarios

Archivado bajo Música, Vida