Archivo de la etiqueta: felicidad

Lo que nos hace felices

El otro día cenando con un buen amigo nos pasamos horas y horas hablando (sí, horas y horas). En una de esas conversaciones se produjo algo inesperado para mi: me di cuenta de que una frase que alguien me había dicho hace tiempo, una frase que me había marcado y que seguro que había cambiado el transcurso de muchas cosas en mi vida… esa frase… el que me la había dicho… la había dicho porque él la necesitaba, no porque yo la necesitaba.

Pero lo cierto es que esa frase me sirvió, así que ¿qué más da ahora cómo apareció esa frase en mi vida? A la persona que me la dijo, le sigo estando igual de agradecida.

La frase

“Proyéctate en el futuro, ¿dónde te gustaría estar dentro de 2 años?” Esa frase sirve para muchas cosas. ¿Estás haciendo cosas para llegar ahí dónde querrías estar dentro de 2 años? Si no, ¿por qué no? Si sí, ¿las suficientes? Es como aquello de mirarte al espejo por las mañanas y si no te gusta lo que ves, durante muchos días seguidos, preocuparse. ¿A qué esperas para cambiar lo que ves? Pues eso.

Entre otras muchas cosas, esta frase también sirve para “torturarte” porque no sabes responder a la pregunta. Porque no te proyectas, porque simplemente no sabes qué elegir. Esta frase es como una especie de camino para mi, algo que me orienta, nunca algo que me obsesiona (creo).

Poder elegir

Tener la oportunidad de elegir es un gran peligro… No saber qué elegir cuando puedes elegir absolutamente cualquier cosa… puede hacer mucho daño.

Al día siguiente de tener esta conversación con mi amigo, al entrar en twitter, vi este tweet (¡coincidencia!):

Most of us are terrible at predicting what will make us happy. Diener, E, (1984) #coaching (@Yoriento)

Lo que nos hace felices

¿Y cuando ya has conseguido todo lo que te habías propuesto, qué?? Gran pregunta. A la que me respondo:

  • ¿Cuándo ya has conseguido todo lo que te habías propuesto a nivel material o a otros niveles? Porque lo primero vale pero, lo segundo… ¿es posible? mmmm Bueno, yo digo que no 😛
  • ¿Cómo determina uno si ya es como le gustaría ser o si ya está donde le gustaría estar? ¿Realmente no cambia la imagen/ proyección que nos hacemos de nosotros mismos?
  • ¿Qué pasa cuando nada es suficiente?

Esta última preguntame me toca de manera especial. Nunca nada es suficiente. Siempre persiguiendo el reto para ser feliz, una vez alcanzado… “la normalidad” parece no ser nunca ser suficiente para “mantener” esa felicidad. Sin embargo, he aquí otro gran hallazgo reciente (creo que lo es): a veces lo único que falta para ser feliz es darse cuenta de que no falta nada más.

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo Vida

Lo que realmente importa en la vida

Lo que realmente importa en la vida ¿qué es? Me pregunto… Y no me respondo.

Hay días, como hoy ayer, en los que el jarrón de agua que te cae encima está tan frío que ya no es que te congeles, es que al recuperar la temperatura ambiente te parece que todo este tiempo has estado viviendo en Marte (por lo menos… que yo nunca he estado allí). Hay días, como hoy ayer, en los que el día a día e incluso esas pequeñas cosas que siempre pienso que conforman la felicidad… me parecen insignificantes. Nota: Me estoy dejando llevar por la música de fondo (al final pongo el vídeo) y por el sentimiento de frustración que me invade en estos momentos; mañana hoy las pequeñas cosas deberían seguir pareciéndome importantes 🙂

Esto va, en parte, de lo que mi madre (como se nota que he hablado mucho con ella hoy, que no paro de mentarla en todas partes) dice siempre que es lo más importante en esta vida: la Salud. No tiene mucho más que contar: sin Salud no hay nada más. Esto, aunque podría parecerse, no es como lo de “Piedra, papel, tijera…”, no es, no. Aquí siempre gana la Salud. O al menos así lo veo hoy veo…

En el mundo… ETA mata. En un mundo más cercano… alguien se mata. En mi mundo… alguien enferma.

¿Y para qué estaremos nosotros aquí? ¿Y para qué no estaremos? ¿Y por qué y cuándo venimos o nos vamos? ¿Eh?!

…..

Esta Ayer por la tarde mantuve conversaciones telefónicas sobre diferentes aspectos de la vida.

  • Con mi madre. Sobre el amor.
  • Con mi amiga Sandra. Sobre el trabajo.
  • Con mi amiga Virginia. Sobre la ilusión (y la no ilusión).
  • Con mi amiga Irene. Sobre el shock.
  • Con mi madre. Sobre el shock. Sobre las Navidades. Sobre que me quiere y que si estoy bien.

También se dieron otras conversaciones sobre la vida, la amistad, el amor… o una tortilla de patatas para una fiesta de cumpleaños el sábado. Unas más breves y otras no tanto… especiales todas ellas, con gente a la que realmente aprecio todas ellas también.

Estas conversaciones, este sentir de cerca, es MUY importante en mi vida.

Finalente, el vídeo. No tiene absolutamente nada que ver con el post. La canción (aunque no exactamente esta versión pero sí una parecida), me toca tanto como la de “Everybody Hurts, de REM“. Y hoy estoy ayer estaba tocada. Postivizando, mirando hacia adelante, todo lo que tu quieras, pero tocada.

8 comentarios

Archivado bajo Salud, Vida

Lo que realmente importa en la vida

Lo que realmente importa en la vida ¿qué es? Me pregunto… Y no me respondo.

Hay días, como hoy ayer, en los que el jarrón de agua que te cae encima está tan frío que ya no es que te congeles, es que al recuperar la temperatura ambiente te parece que todo este tiempo has estado viviendo en Marte (por lo menos… que yo nunca he estado allí). Hay días, como hoy ayer, en los que el día a día e incluso esas pequeñas cosas que siempre pienso que conforman la felicidad… me parecen insignificantes. Nota: Me estoy dejando llevar por la música de fondo (al final pongo el vídeo) y por el sentimiento de frustración que me invade en estos momentos; mañana hoy las pequeñas cosas deberían seguir pareciéndome importantes 🙂

Esto va, en parte, de lo que mi madre (como se nota que he hablado mucho con ella hoy, que no paro de mentarla en todas partes) dice siempre que es lo más importante en esta vida: la Salud. No tiene mucho más que contar: sin Salud no hay nada más. Esto, aunque podría parecerse, no es como lo de “Piedra, papel, tijera…”, no es, no. Aquí siempre gana la Salud. O al menos así lo veo hoy veo…

En el mundo… ETA mata. En un mundo más cercano… alguien se mata. En mi mundo… alguien enferma.

¿Y para qué estaremos nosotros aquí? ¿Y para qué no estaremos? ¿Y por qué y cuándo venimos o nos vamos? ¿Eh?!

…..

Esta Ayer por la tarde mantuve conversaciones telefónicas sobre diferentes aspectos de la vida.

  • Con mi madre. Sobre el amor.
  • Con mi amiga Sandra. Sobre el trabajo.
  • Con mi amiga Virginia. Sobre la ilusión (y la no ilusión).
  • Con mi amiga Irene. Sobre el shock.
  • Con mi madre. Sobre el shock. Sobre las Navidades. Sobre que me quiere y que si estoy bien.

También se dieron otras conversaciones sobre la vida, la amistad, el amor… o una tortilla de patatas para una fiesta de cumpleaños el sábado. Unas más breves y otras no tanto… especiales todas ellas, con gente a la que realmente aprecio todas ellas también.

Estas conversaciones, este sentir de cerca, es MUY importante en mi vida.

Finalente, el vídeo. No tiene absolutamente nada que ver con el post. La canción (aunque no exactamente esta versión pero sí una parecida), me toca tanto como la de “Everybody Hurts, de REM“. Y hoy estoy ayer estaba tocada. Postivizando, mirando hacia adelante, todo lo que tu quieras, pero tocada.

Deja un comentario

Archivado bajo Salud

De las cosas que nunca he hecho

…me arrepiento de más de mil.

En su día, cuando descubrí esta canción, se la dediqué a Laura. Hoy esos días quedan ya muy atrás y estoy orgullosa de lo que siento cuando la escucho. He aquí una frase- foto a la que tengo especial cariño y que, aunque no tenga mucho que ver con el post, está en el mismo cajón que esta canción en mi mente:

“Si un yogur aguanta, yo también” (de la peli “Nada en la nevera“; si no la has visto te la recomiendo 😉 )

La canción, de los Niños Mutantes

(Lo siento, el vídeo está cortado)

Si me voy

Cuando pierda lo poco que tengo
seré libre para decir
que de las cosas que nunca he hecho
me arrepiento de más de mil.

Porque si me voy, hoy,
nunca sabré lo que podría suceder.
Porque si me voy, hoy,
pudiera ser que en otro sitio llegue a crecer

Abrir los ojos cada mañana, tener la misma sensación,
de que me roban cada minuto, pero no tener valor
para romper esa cadena que pusieron en mi corazón.
Romper de un golpe la ventana y dejar que pase el sol.

Porque si me voy, hoy,
nunca sabré lo que podría suceder.
Porque si me voy, hoy,
pudiera ser que en otro sitio llegara a crecer
Porque si me voy, hoy,
nunca sabré lo que podría suceder.
Porque si me voy, hoy,
pudiera ser que en otro sitio fuera feliz

No me arrepiento

No soy la chica impulsiva que no pone la cabeza donde se la necesita…

…soy aquella que se deja llevar por el corazón cuando la situación lo requiere (él te lo dice).

No soy la que lamenta haberse hecho daño…

… sino la que se alegra de haber podido vivir esas sensaciones únicas que jamás se borran de uno.

¿De qué cosas NO te arrepientes?

4 comentarios

Archivado bajo Música, Vida

Meme de la felicidad

Me inicio en esto de los memes con uno que recojo de un blog que me gusta leer: Blogueo, luego existo (de Banyuken).

Seis cosas que me hacen sentir feliz…

Tiempo. Cuando mi tiempo es mío y hago con él lo que me da la gana.

Soñar despierta. Adentrarme en un libro, una serie o una película y no salir de allí hasta que termina.

Listas. Hacer listas. Tachar cosas de mis listas. Rehacer listas.

Escribir. Estrenar una libreta y un boli.

Dormir. El instante antes de quedarme frita. Y también cuando me despierto a media noche y, al mirar el reloj, veo que todavía me queda al menos una hora de sueño.

Amar. Estar tan cerca de la otra persona que si te acercas más, la atraviesas. Y que sea recíproco.

Bueno, y paso el meme a todo aquel que quiera recogerlo 🙂

2 comentarios

Archivado bajo Vida

Mi experiencia en Emagister

Hace justo una semana que terminé mi etapa laboral en emagister.com. Había postpuesto el momento de escribir sobre ello, pero supongo que hoy es un día tan bueno como cualquier otro (empiezo y realmente no sé si terminaré hoy ni cuándo lo publicaré).

Si cuando empecé a trabajar en Emagister, allá por el 2003, me hubieran preguntado “¿te quedarías cinco años en esta empresa?”, mi respuesta hubiera sido un rotundo NO. Los que me conocen saben que mi vida es una montaña rusa, que vivo dando pasos en la indecisión, que soy incapaz de hacer un plan a dos días vista y mantenerlo sin haberlo cambiado antes tres o cuatro veces, que por no repetir, no me gusta ni comprar yogures con el mismo sabor dos semanas seguidas.

Después de mi etapa como becaria y de decidirme definitivamente por el mundo online vs. el televisivo (y dejar las práctias en el TN de TV3), ya no volví a plantearme si llevaba mucho o poco tiempo trabajando en el mismo sitio. Bastaba con cambiar el medio de transporte, el piso, o incluso mis tareas y también mis responsabilidades dentro de la empresa para “engañar” a la rutina 😉

Así fue cómo me fui haciendo mayor dentro (y fuera) del mundo laboral, gracias a Emagister: equivocándome (un día envié una newsletter donde ponía que todos los cursos eran gratis; aumentamos los leads que no veas pero los centros no paraban de llamar para quejarse; el CEO dijo que iba a poner una diana con mi foto para tirar dardos cada vez que llamara un centro… XD), enfrentándome a cosas que nunca había hecho antes, pidiendo oportunidades y cambios (y obteniéndolos), descubriendo mi personalidad, mis puntos fuertes, mis puntos débiles (sí, eso que todo el mundo dice que siempre te preguntan en las entrevistas)… y esas cosas.

Desde hace unos meses, sin embargo, volví a sentir que necesitaba un cambio (laboral, para ser más concretos). Básicamente, y viéndolo desde la distancia, creo que lo que lo provocó fue la falta de ilusión y pasión de antaño, la que me hacía estar cada día, todos los días, al 200%. Creo también, nuevamente desde la distancia, que esto no tiene nada que ver con mi confianza y cariño por el proyecto y mucho menos con mis compañeros y amigos (que afortunadamente lo siguen siendo fuera de la oficina). Otra de las reflexiones que hice fue sobre el trabajo en sí… resumiéndolo mucho, llegué a la conclusión de que quería dedicarme (al menos una temporada) a algo que no fuera la gestión de proyectos, o al menos no el 70-80% de mi tiempo. Quería ilusionarme por un proyecto y hacerlo mío, sentirlo y ser capaz de transmitir mi energía al resto del equipo (¡la positiva! porque como dice Chris “lo que te hace fuerte también te hace débil”, y resulta que yo transmito siempre: tanto la energía positiva como la negativa).

Como soy una persona impulsiva, otra de las cosas que me planteé fue la del impulso. ¿Es esto un impulso?

Otra más. Nunca me planteé irme de Emagister, sino simplemente realizar un cambio. Y al final la situación en la que me encuentro es la que me pareció más adecuada para cubrir mis expectativas de FELICIDAD.

Todo tiene un por qué. En mi caso es querer más, querer sentirme FELIZ en cada instante de mi vida. (La utopía… ya se sabe… incentiva la realidad).

Más cosas que pienso. Los pasos siempre son hacia adelante. Esto lo aplico en muchos aspectos de mi vida.

Y me quedo con esto último y con otra cosa en la que creo: si crees que puedes estar mejor, el primer paso para estarlo lo tienes que dar TU.

Gracias Emagister por todo lo aprendido y vivido durante estos más de cinco años 🙂

2 comentarios

Archivado bajo emagister, Empresa