Archivo de la etiqueta: madrid

Pájaro Sunrise y Facunda

Con lo que cuesta descubrir nuevos grupos, y el sábado pasado hace dos sábados fueron dos de dos. Y para más sorpresa, no sólo fueron dos conciertos de dos grupos que no conocía, sino que a los dos me llevaron sin opinar “oye, que vamos a este concierto”. Pues vale 😀

Creo que es la primera vez que voy a un concierto sin haber escuchado antes al menos una canción del grupo en cuestión. La primera y la segunda, vamos. Y siendo así, uno va preparado para que el concierto esté bien, pero no mucho más. Pues no fue el caso, ambos fueron geniales. Tanto, que al escuchar luego los grupos en casa, sea por la magia del directo o por el impacto del sonido en salas pequeñas y tranquilas (cosa a la que una servidora está más bien poco o nada acostumbrada), pensé “mmm pues los recordaba aún mejor”.

Pájaro Sunrise

Del grupo no sé mucho. Su cantante es tímido (dos de mis amigas fueron a pedirle un autógrafo y pasó más vergüenza él que ellas), y aunque destila timidez al cantar, no tuvo problemas para interactuar con el público. Su estilo de música es tranquilo, pausado, pero no triste. En concierto: intimista. A mi me recordó a algunas canciones de la banda sonora de Anatomia de Grey como por ejemplo Chasing Cars de Snow Patrol.

Antes del concierto estuvimos tomando una cerveza en el bar de la esquina, al lado de la sala. El grupo estaba cenando. La gente viendo el fútbol. Curioso (para mi). Primera vez también.

Pájaro Sunrise en Myspace: http://www.myspace.com/pajarosunrise

Facunda

Facunda es el grupo del novio de la amiga de una amiga… bueno, del novio de Sara. El grupo está integrado por un chico y una chica. De ella no sé mucho, él es vasco pero vive en Barcelona. Casualidades de la vida que actuaran precisamente ese fin de semana en Madrid. Y allí que nos fuimos.

Birra de rigor antes del concierto (en Madrid está casi prohibido ir a un concierto sin tomarte una cervecita antes) en el bar de enfrente. Hora del concierto: 21.30. Hora de las birras: 21.30. Hora de las birras del grupo en el bar de enfrente: 21.30.

Me gustó la original guitarra combinada con el teclado y una voz que a mi me pareció preciosa. Mi canción preferida: “Los barcos”.

Al terminar nos fuimos a ella, a la cantante, y le pedimos si se podía comprar la maqueta “Ay, con los nervios se me ha olvidado decirlo”, nos contestó. He aquí unas imágenes, y lo que nos dijo al entregárnosla: “El corazón de la contraportada lo he dejado sin pintar para que vaya al gusto de cada uno. Se puede dejar así, pintar de rojo o de otro color”. Pura artesanía.

Facunda en Myspace: http://www.myspace.com/facundafacunda

Salas de conciertos en Madrid

Aunque no era la primera vez (ni la segunda) que visitaba Madrid, sí ha sido la primera vez que he ido a una sala de conciertos en Madrid. Bueno, a dos. La Sala Galileo Galilei, donde habitualmente hay actuaciones de humoristas y conciertos pequeños, es una pequeña sala con mesitas (en función de la actuación) y mucho encanto (esto, por lo que me han dicho y pude comprobar, siempre). Se puede reservar mesa para la actuación y si no, el lugar resulta igualmente agradable. Y si tienes suerte, como nosotros, incluso puedes pillar una buena mesa llegando solo unos minutos antes de que empiece el espectáculo.

Nota: En Madrid los conciertos nunca empiezan a la hora que pone en la entrada. Bueno saberlo. En ambos casos fue cierto.

Sigo. El segundo concierto fue en La Boca del Lobo, de la que sólo vi una parte ya que en la sala no debía de haber más de 20 personas. Quizás fue por la música, por la cercanía del grupo hablando con el público (casi todos ellos conocidos), por el buen rollito o no sabría decir por qué, pero me pareció un lugar acogedor y fantástico para grupos que todavía no despiertan demasiadas pasiones (y no porque su música no sea buena).

Vistas estas dos salas, estos dos conciertos… me quedo con ganas de más. A ver cuándo el próximo.

Y para terminar dejo el vídeo de “Kinda fantastic” de “Pájaro Sunrise”

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Música

Nevando en Madrid

Hoy ha nevado en Madrid. Con la suerte, para mi, de que he podido verlo desde las estupendas ventanas de las oficinas de Grupo Intercom en Madrid.

¿Cuánto hace que no veía nevar? (Esto me lo pregunto a mi misma). (Sin contar cuando voy a esquiar, que tampoco es tan a menudo…)

Dejo un vídeo en el que no se vé mucho… pero algo 🙂

PD: Después de comer ha salido el solecito. Me hubiera ido con un libro a un parque. A que el viento frío me quemara la cara. Pero no ha podido ser. A cambio he tenido una tarde inspirada.

2 comentarios

Archivado bajo Viajes, Vida

Usabilidad de los baños en Madrid

Tiene tela que hasta ahora no tuviera una sección de “usabilidad” y que la inagure con los baños de Madrid (o con alguno de ellos) en vez de con alguna web o reflexión internetiana… pero así se ha presentado la ocasión, y así va a ser.

En primer lugar una aclaración: cuando digo “de los baños en Madrid” estoy generalizando. Tal vez no hago bien, pero aún así, es algo que no me había encontrado en ningún otro sitio. En tres días debo haber ido… ¿4, 5, 6 baños públicos? Y esto parece aparecer en el 50% de la muestra (más o menos). Muestra no representativa, ya. Por eso hago la aclaración.

Problema #1

Como se puede observar en la fotografía, la puerta del baño no tiene pomo, sólo cerrojo. Aún pudiendo estirar del cerrojo, esta puerta en concreto (el resto no) iba muy dura y resultaba imposible cerrarla y tener la seguridad de que se volvería a abrir sin problemas.

También es casualidad que me tocaran a mi todas las puertas sin pomo ¿no?

Raro…

Problema #2

Se lleva mucho este tipo de luz: cuadradito que enciende la luz con el contacto. Luz se apaga sola (cuando quiere).

Nótese que la luz está fuera del baño de señoras. Y no sólo eso, sino que sólo hay una sola luz para el espacio común en el baño y los diferentes baños individuales. Con lo cual, si uno está dentro y se apaga la luz, se queda a oscuras hasta terminar seguro (a eso añádesele lo de la puerta sin pomo, sólo con cerrojo…). Y si uno está lavándose las manos, se ve obligado a a) hacerlo con la puerta abierta para poder reencender la luz de forma relativamente fácil o b) abrir la puerta y salir a fuera (o sacar la mano rollo peli de intriga) para poder alcanzar el objetivo- lavarse las manos- con unas mínimas garantías de éxito.

Dos posibles alternativas: luces de clic, de las de toda la vida. O poner la luz dentro. Otra más: luces que se encienden/ apagan “solas” cuando uno entra o sale del lugar.

¿Any other ideas?

PS. Chorrada de post… ya. Pero me hizo gracia, también es casualidad…

4 comentarios

Archivado bajo usabilidad