Archivo de la categoría: Deportes

Warriors vs. Lakers

A finales de marzo estuve en un partido de la NBA por segunda vez en mi vida. La verdad es que tenía un recuerdo vago de la última vez- hace siete años o por ahí, creo- pero era bastante parecido a la realidad. El partido que fuimos a ver fue Warriors vs. Lakers:

La gran diferencia con la anterior vez fue que el estadio de los Golden State Warriors es más pequeño que el de los Boston Celtics, y a pesar de que los sitios no eran espectaculares (segunda grada), la vista era mucho mejor esta vez.

Los Lakers dominaron todo el partido hasta el final donde, a 5 minutos del final del último cuarto, los Warriors empataron. Esto hizo que tuviéramos la suerte de ver una última parte de partido muy animada. Gracias al disputado final y a la fan de los Warriors que tenía sentada al lado, puede aprender las expresiones básicas para animar a tu equipo, que son: cuando defienden ‘Defense, Defense!’ y sobretodo ‘Get’em, get’em!’ (chillando mucho); y cuando atacan ‘Go [inserte aquí el nombre de su equipo]!’.

Como digo, me quedo con una sensación similar a la de la otra vez: un partido de básquet es un espectáculo, lo de menos es el partido (o al menos eso parece). Durante uno de los tiempos muertos los animadores (que no las cheerleaders) se pusieron a repartir pizzas entre el público, y hasta que no terminaron, aunque los jugadores ya estaban preparados, no pudieron volver al campo. En otro repartían camisetas a cañonazos, en otro un concurso de tiros, luego las cheerleaders (ahora sí), en resumidas cuentas: una fiesta.

Por último, comentar que tuvimos la suerte de ver a Kobe Bryant jugar, ya que poco después, estuvo 6 o 7 partidos sin jugar por lesión. Y a Pau Gasol, que además felicitó a Plunchete por su cumpleaños.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Deportes, San Francisco

Listas de música para ir a correr

Esta semana La semana pasada empecé a ir a correr, 4 de 5 días, no está mal para darse la circunstancia de que no me gusta nada correr. (Y 2 de 4 la segunda semana, y eso sin contar que en un rato también voy a salir).

No me gusta correr, nunca me ha gustado, pero es lo más práctico para poder hacer algo de deporte diario. Prefiero ir a nadar, pero aunque la piscina no me cae excesivamente lejos, resulta más fácil salir a la calle y ponerse a correr (así tengo cero excusas para no hacer deporte).

Así que, para que llegada la hora de correr mi mente diga “bien, a correr” en vez de “bufff, ¿y si hoy no voy?”, he tenido que buscarme una motivación. La solución pasa por una lista de música (o varias) de esas que dices “me gusta, me gusta mucho”.

Y he aquí mi primer par de listas y mis sensaciones al respecto:

SEMANA 1 (3min caminando y 5min corriendo, x3)

SEMANA 2 (3min caminando y 10min corriendo, x2)

3 comentarios

Archivado bajo Deportes, Música

Flip cup

En un rato saldremos de casa para ir al torneo de flip cup organizado por StartupDigest. Para los que, como yo, no sepan lo que es el flip cup, dejo aquí una explicación:

Y aquí la entrada de la Wikipedia al respecto:

Flip cup (Taps, Flippy Cup or Tippy Cup) is a team-based drinking game developed on college campuses in New Jersey. Two teams of an equal number of players stand on opposite sides of a table, facing one another. The players directly facing are opponents. In front of each teammate is a disposable plastic cup filled with a set amount of beer. Generally, the first line inside a disposable cup is used as a marker.

At the start, it is customary for the initiating players to make a toast, after which the first member of each team drinks the entirety of their beverage. When finished, the cup is placed open side up at the edge of the table, and the player who drank it attempts to flip the cup, by flicking or lifting the bottom until it flips and lands face down on the table, sitting on its mouth. (…) Only after the first teammate is done flipping successfully can the next person proceed. (more)

A ver cómo se nos da… he de confesar que no las tengo todas conmigo. Lo que está claro es que será divertido !!

6 comentarios

Archivado bajo Deportes

Bucear en Langkawi

A pesar del coral bleaching, que por desgracia ha hecho que se cierren la mayor parte de centros de buceo en Malasia (de momento durante unos tres meses, pero nadie sabe bien bien cuándo volverá a ser posible retomar la actividad), finalmente pudimos bucear.

He de reconocer que al principio ir a bucear a Malasia era uno de los atractivos principales de este viaje para mi, pero por motivos varios acabó siendo mucho más que eso. Acabó siendo un viaje cultural completísimo, lleno de descubrimientos culinarios, sociales, de convivencia entre amigos…

A lo que iba, finalmente la playa quedó reservada para la última parte del viaje, y el lugar escogido fue Langkawi. Allí tuvimos suerte y aunque no pudimos bucear al parque marino de Pulau Payar, sí que pudimos hacerlo muy cerca, en Pulau Lembu. Aunque con el mar algo agitado y no muy buena visibilidad, aquellos lares permiten a especímenes originales de costas no tan ricas como las nuestras (en cuanto a fauna y a flora marina, me refiero) ver especies muy muy interesantes. He aquí algunas de ellas.

Nemos

Fuente: bestofpps.com

Los de la película no, los de verdad 😀 Cabe mencionar que por lo que he visto por ahí en las fotos hay varios tipos de nemos, los que vimos nosotros tienen las rayas oscuras y gruesas muy poco marcadas, tal que éstos de la foto.

Los nemos viven en las nemoneras, las cuales no se pueden tocar (esto me lo explicó Sergio) porque producen una especie de irritación o urticaria. Sin embargo, en la parte inferior las nemoneras tienen un líquido o una sustancia que si la tocas te protege de ello, es lo mismo que tienen los nemos y por eso no les afecta. Así que para poder jugar un poco con los nemos, sólo hay que tocar suavemente la nemonera por debajo. Una servidora se enteró tarde de la historia (cuando, al volver de la inmersión, nos la contó Sergio), pero casi que mejor, porque cuando se es novato (y cuando no), mejor no tocar nada debajo del agua.

Y para terminar, decir que, como se puede observar en la foto, son monísimos.

Angel fish

Fuente: nl.treknature.com

Butterfly fish

By Shawn Wainwright (Fuente Flickr.com)


Parrot fish

Fuente: pets1000.blogspot.com

Lion fish

Fuente: junglewalk.com

Otros peces que también vimos pero que no he sabido encontrar fotos que se ajusten a lo que vieron mis ojitos son:

  • Moonrise (pez luna)
  • Snapper (mero)
  • Grouper (pargo)
  • Silver fish
  • Yellow deepseal (de este no estoy muy segura ni del nombre)

Por cierto, que las fotos no son nuestras porque la cámara subacuática que llevávamos en teoría sólo aguantaba 4m de profundidad, y a la práctica no sabemos si saldrán las fotos o no (revelado analógico). Así que he tenido que buscar en la red para ilustrar el post.

Coral bleaching

El coral bleaching no es más que el destrozo del coral, que a su vez es el centro vital del ecosistema marino. Al morirse, el coral se queda seco y blando, y la vida a su alrededor se deteriora también. Parece que el principal motivo de que esto suceda son las altas temperaturas, también debajo del agua (en nuestras inmersiones estábamos a 30º C a unos 12m de profundidad).

Actualmente, las islas de Malasia están afectadas en un 90% aproximadamente, por suerte Pulau Lembu (muy cerca de Pulau Payar), el sitio donde al final logramos bucear, está afectado sólo en un 20-25%. Pero como digo, centros de todas partes (Tioman, Redang, Perhentian y Langkawi) están actualmente cerrados.

Por si alguien está interesado, aquí se puede ver lo que dice la Wikipedia al respecto: http://en.wikipedia.org/wiki/Coral_bleaching

1 comentario

Archivado bajo Deportes, Viajes

Sonrisas y fútbol

Hoy el Barça ha ganado la liga. En Barcelona hay mucha gente de fiesta, mucha gente contenta. Vivir esta fiesta en Barcelona es algo especial, y lo digo siendo culé, pero sobretodo siendo alguien que vive en Barcelona. El año pasado, el año de las 6 copas, también vivía en Barcelona. Supongo que, aunque ahora los triunfos de Barça nos parezcan algo “normal”, estamos viviendo algo singular.

De vuelta a casa, en sentido contrario a Canaletes, un chico nos ha parado y nos ha dicho: “Eh, que Canaletes es hacia allí”.

Después del partido nos hemos acercado a dar una vuelta por la Plaça Catalunya y por Canaletes (algo que, aunque nunca se sabe, si no estuviera viviendo en Barcelona creo no que hubiera hecho). He hecho algunas fotos. Algunas fotos de gente sonriente 😀

Força Barça!!

3 comentarios

Archivado bajo Deportes

Correr, caminar y Ponferrada

Correr

Estoy leyendo “De qué hablo cuando hablo de correr”, de Haruki Murakami. Murakami es un escritor que me gusta mucho, pero desde que estoy leyendo este relato autobiográfico, todavía más. Todavía no lo he terminado, pero lo recomiendo.

Leyendo estas líneas a propósito de uno de los maratones de los muchos que ha corrido Murakami recordé, como salida de la nada, mi llegada a Ponferrada. Pero primero las líneas:

No me apetece nada contar esto (de ser posible me gustaría dejarlo oculto en el fondo del armario), (…). Hasta el quilómetro treinta iba a un ritmo aceptable. Incluso pensaba que, si seguía así, llegaria a meta con un tiempo aceptable. (…) Justo después del kilómetro treinta, de repente las piernas empezaron a no responderme. Me entraron calambres, que se fueron haciendo progresivamente más intensos, y, finalmente, ya no pude correr nada. (…) Fue la primera vez en mi vida que tuve que caminar durante un maratón. (…) Quería llegar a la meta aunque fuera a gatas. (…) Pero nunca había imaginado que al dejar de correr sentiría tantísimo frío. Si sigues corriendo, el cuerpo entra en calor. Sin embargo, lo que de veras me dolía, mucho más que el frío, eran mi orgullo herido y mi lamentable imagen caminando penosamente por el trazado del maratón.

Caminar

Correr es algo que no hago a menudo. Caminar es algo que me gusta. Prefiero ir andando que en bici. Prefiero ir andando que en metro, aunque a menudo acabo yendo en metro. Me gusta leer mientras camino. Caminar es algo que hice mucho, muchos días seguidos, durante el pedacito de Camino de Santiago que recorrí (León- Santiago de Compostela), hará ya más de tres años.

Si he conectado con algo de este texto de Murakami no es con la perseverancia, con la disciplina, con el “tener que”  llegar a la meta y con el orgullo herido. Si he conectado con algo ha sido con el sentimiento absoluto de abatimiento, de no poder reanudar la marcha, con mi lamentable imagen caminando penosamente por el trazado del camino…

Ponferrada

… al llegar a Ponferrada. Así me siento yo respecto a aquel episodio de mi vida: vergüenza, imagen penosa, dolor.

A una de mis mejores amigas (aunque la distancia, física y no tan física, nos separe a veces), Marina, la conocí inmediatamente después del momento que voy a narrar. Inmediatamente después. Hasta ahora siempre que pensaba en cuándo nos habíamos conocido, pensaba en esto, pero no en lo que voy a contar. Por algún motivo que desconozco y que seguramente no tiene que ver con las palabras ni con el significado de las mismas, hasta que leí el fragmento de Murakami no me di cuenta.

Llevaba 3 días caminando a una media de 30km al día. Caminar, ducharme, comer, escribir, llamar a mis padres, dormir. Caminar. El primer y el segundo día había empezado a caminar muy pronto por la mañana, todavía oscuro. Caminaba sola, soportaba el peso de la mochila, de la mochila de la ropa y de la otra mochila… la de la vida. No sé bien si escapaba o si me dirigía a alguna parte. Ahora, desde la distancia, creo que iba a alguna parte, a alguna parte buena. Crucé un pueblo cuyo nombre no recuerdo y un largo, interminable, camino de 3 o 4 km (si no recuerdo mal) me separaba de Ponferrada, lugar en el que podría descansar. Hacía sol, hasta me puse rojita y pude ir todo el día en manga corta. El camino parecía no terminarse nunca.

De repente mis piernas dejaron de caminar. Me senté al lado de una verja y empecé a llorar. No sé con qué ni con quién conecté en ese momento pero me invadieron un montón de sensaciones, buenas y no tan buenas, y un peso enorme. Mis piernas no podían, no podían seguir caminando. Estaba a las puertas, a las puertas de Ponferrada y del ascenso. A las puertas de conocer a Marina y de salir de un sitio bueno para dar el siguiente paso y entrar en uno mejor. Me sentía total y absolutamente vacía, perdida y abatida.

Una mujer se detuvo y me dijo “No llores más, chica. Si ya estás en la ciudad, está aquí, es esta curva. Venga, que ya no te queda nada.” ¿Qué no me queda nada? ¡¿QUE NO ME QUEDA NADA?! Y una mierda, pensé. Y en efecto no me quedaba nada. Qué abismo.

En mi vida, como todo el mundo supongo, he sentido abismos. Este es uno de los abismos más intensos que recuerdo.

Bebí agua, me puse cacao en los labios cortados y seguí caminando. Me recuperé. No sprinté como Murakami al final de su maratón, pero sí que caminé sin parar hasta llegar al albergue. A partir de ahí mi camino fue otro, ya había llegado a mi primer destino. Algo de luz al fin.

3 comentarios

Archivado bajo Deportes, Viajes, Vida

Nadar escuchando música

Nadar escuchando música ha sido durante mucho mucho tiempo uno de mis sueños. Y esta semana por fin, se ha convertido en una realidad.

Buscando gorros y gafas en la web de Speedo, vi anunciado un reproductor de mp3 acuático ‘Speedo Aquabeat Underwater‘. No dudé ni dos segundos en comprarlo. Sabía que existían, pero no sabía ni dónde comprarlos ni nada. Pensaba, de hecho, que sólo se podían encontrar en Japón. La cuestión es que llegó a mis manos el lunes pasado (servicio rápido y muy eficaz por parte de Speedo, por cierto).

Fuente: Speedo.com

La experiencia de nadar escuchando música

  • Curiosamente, lo primero que me llamó la atención fue el ruido de las burbujas, no el de la música. Nunca me había percatado del ruidito de las burbujas al respirar debajo del agua. Buceando sí, pero no nadando. Supongo que “el contraste” con la música las hizo más presentes.
  • La música se va oyendo más o menos en función del agua que te entra en las orejas. Por ejemplo, al hacer el viraje, siempre se me vacía la oreja izquierda y es como si subiera el volumen de la música a tope otra vez.
  • Si se te tapa un oído, no se oye nada XD Vale, igual resulta obvio, pero cuando se te tapa un oído nadando… pues no pasa nada (ya se destapará). Y fuera del agua no existe este problema.
  • Pesa un poco, según qué gafas lleves, igual lo aguantan (las mías por ejemplo). Sin embargo, el kit viene con un brazalete similar a los del iPod para ponértelo en el brazo. En el caso de las chicas también se puede enganchar en el bañador 🙂
  • No sé si fue por la emoción o qué, pero tuve la sensación de que iba más rápido y me cansé mucho más que de costumbre. Esto es posible que fueran imaginaciones.
  • Lo que no es una imaginación es el no querer salir del agua.
  • Los cascos: son un poco lío, pero no tiene nada que ver con el agua, sino con que son de esos que van enganchados a la oreja y yo personalmente nunca me he llevado bien con este tipo de auriculares.
  • Primera canción debajo del agua: Skin O’ My Teeth, de Megadeth. Como no me decidía, puse un random. Y salió Megadeth. Qué bien. En el random puse canciones de las que pudiera pensar: Qué bien. He de decir que las lentas (o quizás fue el día) me costaron un poco, por ejemplo “Everybody Hurts”, de REM. Y que los números 1, junto a Megadeth, fueron Placebo y Machine Head.

Ganas, muchas ganas de volver (cuando me deje esta tos imposible!!). Esto es el principio de una gran amistad. Se acabó el pararse en la pared, escuchar la música y decir, otra vez al agua, se acabó la música. Ahora la música sigueeeeeee.

14 comentarios

Archivado bajo Deportes, Música