Aprender trabajando… trabajar aprendiendo

Lo escribo y hasta a mi me suena a una de esas cosas que se dicen, que queda muy bien decirlas, pero que no se hacen. Así que voy a tratar de ser un poco concreta.

Soy una persona curiosa, a menudo falta de concentración, pero curiosa. Eso se traduce en que me interesa aprender muchas cosas pero, como me cuesta mantener la atención en un mismo sitio o en una misma cosa más de 1 minuto seguido (¡o menos!), acabo por enterarme realmente de poco o, en el peor de los casos, a medias😄 He aquí de lo que sí logro enterarme:

  • De lo que es muy fácil de explicar (y por lo tanto de entender).
  • De lo que no es fácil de explicar pero está muy bien explicado, así de forma clarita y sin trabalenguas de por medio.
  • De lo que me interesan mucho (y por lo tanto me esfuerzo por estar atenta, aunque me cueste). Y ese interés puede ser personal o profesional u “obligado”. El interés obligado es cuando algo no te interesa lo más mínimo pero sabes que la información que obtengas te va a ser útil.
  • De lo que alguien me pregunta sobre ello a posteriori (porque si la primera vez no me he enterado de nada, vuelvo a ello para, esta vez sí, saber de qué va la cosa).

Esto se traduce en que, de una forma u otra, y aunque seas un pelín despistada y con poca habilidad para la concentración como yo, si eres un poco curioso/ a, por un motivo o por otro, acabas aprendiendo bastantes cosas a lo largo del día. Y día tras día, te acostumbras a ello. Y no sólo te acostumbras, sino que es algo que te agrada (a mi me agrada, por lo menos).

Y aquí hemos llegado al tema de este post: aprender trabajando… trabajar aprendiendo.

Cuando uno se acostumbra al placer de aprender cosas, necesita también aprender en el trabajo, que es donde pasa la mayor parte de las horas del día (o en su defecto, un buen porcentaje). Esa una, la otra es que si a uno le gusta el trabajo que realiza, como es mi caso, pues le gusta también aprender cosas sobre él.

Con todo ello tenemos que aprender en el trabajo no es sólo una motivación sino que, su ausencia, puede ser un factor básico de frustración. Pero aprender… se puede aprender de muchas maneras:

  • Haciendo algo que no has hecho nunca antes
  • Haciendo algo que sí has hecho antes pero de una manera distinta
  • Leyendo: esto parece una obviedad, pero no por ello deja de ser importante
  • Preguntando: no hay que tener miedo a preguntar…
  • Trabajando con personas de tu mismo departamento o con la misma formación básica (sean tu jefe o no), que saben más que tú… o que sabe cosas diferentes a las que sabes tú😉
  • Trabajando con personas de otros departamentos y con una formación básica muy diferente a la tuya (comerciales con técnicos, por ejemplo)
  • Trabajando con personas que tienen un perfil diferente al tuyo: ejecutores con gestores, introvertidos con extrovertidos, líderes con no-líderes,… cosas de esas

No vale decir que uno no aprende en su trabajo y que eso le desmotiva… uno siempre puede aprender, si tiene ganas😉 Pero también es cierto que hay entornos de trabajo donde se dan más oportunidades de aprendizaje que en otros y, estar en uno de los que se dan más, se agradece.

4 comentarios

Archivado bajo Empresa, Formación

4 Respuestas a “Aprender trabajando… trabajar aprendiendo

  1. Tienes toda la razón del mundo: no hay nada mejor que generar curiosidad en una persona para que a esta le surjan unas ganas tremendas de aprender cosas.

    Y precisamente esos aprendizajes crearán más curiosidad todavía, por lo que desembocarán en más aprendizajes nuevos.

    Como bien dices, es una táctica perfecta para emplear en el trbaajo, pero no sólo ahí, sino también en la propia escuela.

    Sin embargo cada día parecemos más seres conformistas, sin curisidades ni inquietudes de ningún tipo y ahí tienes el resultado: un letargo casi eterno, una ignorancia tremenda y un tremendo abuso por parte de quienes si andan un poquito más vivos.

    Una pena.

    Me encantó la reflexión.

    Un saludo.

  2. A veces no es que el trabajo no permita aprender sino más bien que permite aprender cosas que a uno no le terminan de interesar, como por ejemplo “cómo manipular a las personas”.

    Muy buen post. Me alegro que sigas con esas ganas y esa muy sana curiosidad🙂

  3. vramosp

    @Perséfone: Me gusta pensar que somos muchos los curiosos y curiosas de este mundo. Gracias por pasarte por aquí… y bienvenida🙂

    @Alex: Ya sabes mi opinión… todo es aprender !!

  4. Gran post, y gran comentario el de Perséfone. Yo estoy harto de este sueño eterno. Pero cada vez tengo menos tiempo de lucidez. No sé si es la edad o simplemente que no soy lo bastante brillante como para ver a través de la nube de mierda que nos ahoga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s