Que manía

Con quemar libros. Con “esconder” la cultura. Aunque sea para no “hacer daño” a la propia. Que contrasentido.

La semana pasada vi una película que hacía tiempo que tenía ganas de ver, concretamente desde que me enteré de que versaba sobre las utopías de la felicidad al estilo de “Un mundo feliz” de Aldous Huxley, o “1984” de George Orwell. La verdad es que la idea es sencilla, basada en una novela homónima de Ray Bradbury, pero está llena de ingeniosos y hasta cierto punto surrealistas momentos (ahí está la gracia), además de estar dirigida por François Truffaut. Con esa frescura, con esa sencillez, con esa intriga. Con ese todo. Sencillamente genial.

A lo que iba (la manía esta de quemar libros)

En la peli queman libros. Queman muchos libros. Los libros son malos. Y al ver como queman todos esos libros me acuerdo de “La Isla”, también de Huxley, aquél lugar donde los que no encajan en el sistema “tienen la oportunidad” de exiliarse. Y es que en un mundo feliz la lectura tampoco está bien vista, los libros escasean, pero creo recordar que no se queman. Y es que los libros le permiten a uno ejercitar el cerebrito y hasta desarrollar pensamientos propios. Y si todo el mundo pensase por si mismo, esto (donde esto es igual a una sociedad x o y, o incluso al mundo entero) resultaría imposible de organizar.

¿Qué sería de ese mundo feliz (cualquiera de ellos, el de Huxley, el de Bradbury o cualquier otro en el que los libros también estuvieran prohibidos y que pueda venirte a la mente, como a mi, en estos momentos) si la gente pensara por si misma y quisiera participar en la definición y creación de normas sociales, por ejemplo?

Mundo feliz… qué digo feliz, ¡felicísimo! Que la ausencia de dolor no es igual a felicidad, señores (humilde opinión). Que para ser feliz uno necesita un camión, un amor, un libro o una trompreta. Pero no basta con una lobotomia. (Las pelis de lobotomías para otro día, aunque justo hoy Nesta hablaba de una de ellas).

¿Qué pasaría si la gente viera más allá de sus narices? Gente (de mentira, pero gente) que ve más allá de sus narices >>>>

Foto de Imdb

Foto de los actores de "Farenheit 451" sacada de Imdb

A lo que iba II (otro fin de semana, otra peli donde queman libros)

Ayer volví a ver una película que había visto ya hace unos años: El Violín Rojo. La película está formada por varias historias, transcurridas en diferentes épocas y países, cuyo protagonista común es el violín rojo.  La peli en este caso es lo de menos, lo de más son los libros quemados. Que manía. Que en la China de Mao Zedong estaba mal visto tocar instrumentos europeos (entre ellos el preciado Violín Rojo) y hasta leer libros que no tuvieran nada que ver con el comunismo de Mao. No se vaya a contaminar la cultura propia con la de los demás. Y por eso la policía entra en casa de los “traidores” y los quema. Los libros. Por eso se quema la cultura.

Y esta vez sin clave irónica, sin utopías futuristas y sin “amenazas” literarias de escritores visionarios.

2 comentarios

Archivado bajo Cine y TV

2 Respuestas a “Que manía

  1. Para mí “Fahrenheit 451” es el mejor libro de Bradbury, y la película está bastante bien. De Truffaut me encanta “Los 400 golpes”, una historia autobiográfica.

  2. vramosp

    @ Nesta: Me la apunto😉 Ya me la han recomendado demasiadas veces.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s