Siendo severos con quiénes más queremos

Me dejaron un libro hace ya unas semanas, se llama “El quadern de bitàcola“, de Ferran Ramon-Cortés (“El cuaderno de bitácora”). El libro no me gustó especialmente, de hecho, lo que más me gustó fue el gesto de que me lo dejaran🙂

Me llamó la atención un párrafo, hacia la mitad-final del libro, que dice lo siguiente:

“M’adonava que és als qui tenim més aprop als qui jutgem amb més severitat. Així era en el meu cas amb la Sònia. Judicis fets amb la millor intenció, plens d’afecte, però judicis al cap i a la fi. Judicis que trencaven el nostre diàleg i que, com acabava d’aprendre, ens n’allunyaven.”

“Me di cuenta de que es a los que tenemos más cerca a quiénes juzgamos con más severidad. Así era en mi caso con Sonia. Juicios hechos con la mejor intención, llenos de afecto, pero juicios al fin y al cabo. Juicios que rompían nuestro diálogo y que, como acababa de aprender, nos alejaban.”

Y me llamó la atención porque me recordó a algo que había sentido recientemente, algo que incluso exterioricé y que casi me costó una buena amistad.

Mientras traduzco el párrafo (perdón por la osadía), pienso en otras situaciones por las que he pasado “recientemente” (en el último año). “Juicios hechos con la mejor intención“… dice el texto. Una vez alguien me dijo: “el camino al infierno está lleno de buenas intenciones”. Pues eso.

Resumiendo: A veces vale la pena pararse a pensar y a darse cuenta, tal vez, de que estamos siendo injustos por ser más o excesivamente exigentes con quiénes más queremos, con esos a los que tenemos más cerca.

Y aún más. Escribiendo estas líneas me recuerdo a mi misma que no hace tanto (horas, día(s)) he sido injusta con alguien cercano… ¿Qué te parece? ¿Y por qué? Cómo somos (las personas).

….

Imagen de playa (y lo que me gustan las imágenes de la playa… verlas y hacerlas).

platja

5 comentarios

Archivado bajo Familia

5 Respuestas a “Siendo severos con quiénes más queremos

  1. ¿Y no será precisamente que juzgamos más severamente a los que más queremos porque los queremos? Porque si alguien no te importa, ¿cómo puedes ser severo?

    Pero del mismo modo que somos severos, también debemos entenderles y comprenderles. Cuando falta esa comprensión es cuando somos verdaderamente injustos.

    Mis 2¢.

  2. Este es uno de mis mayores defectos. Soy muy cruel con mi familia a veces. Lo cierto es que todavía no sé por qué, no tengo ni la menor idea de qué me impulsa a obrar así…

  3. Yo creo que nos pasa un poco a todos eso, ¿no? Sólo la edad te da la capacidad de poder controlar esos impulsos. Yo ya tengo una edad… a ver si empiezo a controlarme tambien😛

  4. Es normal esperar más de quienes más queremos, cuanto más unidos estamos a alguien, más fácil es [hacerles/que nos hagan] daño. Lo difícil es ser exigente, severo o cruel con alguien que no nos importa.

  5. “¡Qué bueno que tu entrenador de echa la bronca! ¿no? Eso significa que te importa…” (en alguno de los vídeos de Randy Pausch)

    Bueno, es una manera de verlo, pero siempre que las broncas estén en relacion con las no-broncas en, digamos, 1a 5😉 Lo contrario se llama sadismo🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s