Ser idealista

(Nota: este post no tiene nada que ver con la web de pisos).

Reflexiones provocadas por la falta de claridad. Hoy, de camino al trabajo y saliendo del gimnasio.

Pensaba sobre si escribiría un post contra el idealismo y lo echo polvo que te deja el creer en esas cosas de “lo consiguieron porque no sabían que era imposible”, “la utopía es el incentivo que mejora la realidad” o “don’t be afraid to dream big”. Pero no me ha durado ni dos segundos. Pasados esos instantes he pensado: yo no soy así, yo sí creo, creo contra toda posibilidad. Aún cuando me siento inmersa en la m***** (aclaración: no en todos los aspectos de mi vida, quizás por eso me siento viva y mantengo el anhelo del sueño).

Los instantes antes de darme cuenta de que soy una idealista (o una ingenua, según como se mire)

  • En dos años sientes que pierdes tres oportunidades únicas en la vida.
  • Eres incapaz de racionalizar lo que sientes.
  • Preferirías vivir plano a vivir en una montaña rusa (necesitarías una lobotomía para eso).
  • Te propones dejar de ser como eres, abstenerte ante cualquier tipo de instinto o, más aún, ante cualquier impulso.

Los instantes después

  • Una de esas oportunidades se torna en otra, aunque la acabes perdiendo también. Ninguna de ellas te parece única… ya estás pensando en cómo será la siguiente, y en lo que pasarás antes de perderla, si la pierdes (quizás sea la buena).
  • Sentir y razonar son dos cosas diferentes, y en tu vida tienes sitio para las dos.
  • Te gusta estar en la parte alta de la montaña rusa, aunque para ello tengas que pasar por la parte baja (y jamás querrías olvidar algunas de las cosas tan excepcionales que te han sucedido).
  • Ser como eres te hace vivir momentos difíciles, pero también maravillosos. Jamás renunciarías a tu esencia.

1 comentario

Archivado bajo Vida

Una respuesta a “Ser idealista

  1. Pues mira, creo que hay que ser algo ingenuo en esta vida. Hay que dejarse sorprender, tener una mente abierta, saber ver nuevas oportunidades o detectar callejones sin salida que no conocíamos antes. Quizá lo peor es pensar que uno sabe perfectamente lo que quiere porque lo más probable es que en realidad no lo sepa, y eso es engañarse a uno mismo.

    Lo bueno es hacer esas reflexiones “desde el otro lado” de vez en cuando. Desde el lado de vivir plano y de intentar racionalizar lo que uno siente, digo. Quizá no siempre se pueda, pero está bien plantearse cómo es. Porque esto es lo que ayuda a no perder el rumbo, a no abandonar la esencia de la que hablas (y de la que has hablado en tus posts recientemente).

    Vane, no renuncies a ser como eres, a tu actitud ante la vida. Esa es la que te hace avanzar, la que te permite ponerte metas, por muy utópicas o idealistas que sean, y luego llegar a ellas… o llegar a cosas completamente distintas! Como decía Machado, se hace camino al andar.

    Espero que estés bien. Ya sabes que si hay algo que necesites, o si quieres hablar… para eso estamos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s