De primero de párvulos a quinto de carrera

Hoy me ha venido algo a la cabeza… pensaba en aquellas cosas que he ido aprendiendo a lo largo de la vida, durante cada año de ella, y pensaba en que seguro que aún conservo algo de todos y cada uno de esos años.

Para hacerlo más fácil, voy a ir siguiendo los años del colegio, el instituto y la universidad🙂

A la guardería no fui, me cuidaban mi tía Adelaida y su entonces novio y hoy marido Sito, así que empezaré por primero de párvulos. Primero de párvulos, sí, que entonces no había P3 ni P4 ni esas cosas.

Y otra aclaración antes de empezar. Se trata de cosas que forman parte de mi hoy, cosas que sigo aplicando desde que las aprendí, cosas realmente útiles, por el motivo que sea. (La que ha motivado el post es la de primero de párvulos XD).

  • Primero de párvulos: Aprendí a modelar plastilina. Hoy me sirve para untar los quesitos en las torradas. También vi por primera vez a Mafalda, en la camiseta de la profe y madre del que luego se convertiría en uno de mis mejores amigos: Jordi. Los que me conocen saben que a día de hoy Mafalda es una de mis más queridas ídolas🙂
  • Segundo de párvulos: Aprendí a masticar bien la comida (¡todavía me acuerdo de las tardes masticando la merienda con la “senyoreta Dolors”!). Aunque esta no la pongo mucho en práctica… ya que como demasiado rápido.
  • Primero de EGB: Aprendí a leer y diría que a escribir (la verdad es que no me acuerdo muy bien…).
  • Segundo de EGB: Descubrí los libros de “el Vaixell de Vapor” y también los de “Tria la teva aventura”.
  • Tercero de EGB: Empecé a nadar en competición, aprendí a tirarme de cabeza a la piscina y también a hacer virajes. También aprendí a hacer esquemas con paréntesis (que no brackets).
  • Cuarto de EGB: La “professora Rosa Maria” me acostumbró a rezar tres padres nuestros y tres ave marías antes de ir a dormir. Aunque después de la primera comunión hice la profesión de fe y la confirmación, creo que ese año fue el primero en el que comencé a “desconfiar” de la iglesia (que no de la religión).
  • Quinto de EGB: Aprendí formalmente muchas cosas sobre la reproducción, venía todo en el tema 10 (o el 9…) del libro de “Naturals”.
  • Sexto de EGB: Aprendí a ser mujer🙂 Y a darle largas a uno de mis mejores amigos (Jordi, el hijo de la profesora de la camiseta de Mafalda) cuando me pasaba a buscar para ir juntos en bici a la piscina (como la protagonista de “Mi chica”).
  • Séptimo de EGB: La informática entró en mi vida. Mis padres lo intentaron antes, cuando me compraron el primer ordenador (un 386) a los 11 o 12 años, pero no fue hasta séptimo de EGB, cuando en el colegio me “premiaron” con unas “colonias de informática” (en las que nos enseñaban pre-logo) y como digo, la informática entró en mi vida.
  • Octavo de EGB: Aprendí a relacionarme con gente que no era del equipo de natación. Me costó bastante, pero al final aprendí cómo se hacía.
  • Tercero de ESO: Aprendí algunas palabras de alemán (pocas) y también lo que es estar “enamorada” de un chico de la clase de al lado :p También aprendí a espavilarme en un país extranjero sin conocer a nadie ni haber hablado demasiado inglés en la vida.
  • Cuarto de ESO: Aprendí a hacer mosaicos romanos. También tuve mi primer desengaño amistoso (que no amoroso) y de ello aprendí bastante… ¡muchísimo!
  • Primero de Bachillerato: Aprendí quién eran Curial e Güelfa. Esto no sirve de mucho hoy, pero sirva como símbolo de la relación entre Juanji y yo.
  • Segundo de Bachillerato: Aprendí a conducir.
  • Primero de carrera (Comunicación Audiovisual): Aprendí muchas cosas, por ejemplo qué es y cómo se hace el balance de blancos (y esto sí lo sigo usando).
  • Segundo de carrera: Conseguí aprender a trabajar en equipo. El año anterior lo había intentado, pero no lo había conseguido. Aún hoy no soy un muy buena jugadora de equipo (es lo que tiene ser hija única, nadadora y no jugadora de basquet, por ejemplo… entre otras muchas cosas); pero ese año logré hacerlo y hacerlo “bien” (mis trabajos en equipo siempre serán mejorables :p).
  • Tercero de carrera: Aprendí a hablar italiano en 4 meses (que con el tiempo se ha ido oxidando, lo reconozco). Esto tampoco lo aplico mucho, pero estudiar en Italia me sirvió para que me contrataran en mi primer trabajo “serio”, en Tiscali. Y trabajar en Tiscali sirvió para que se fijaran en mi CV en mi actual trabajo, en Emagister.
  • Cuarto de carrera: Aprendí a usar el Photoshop en ese mi primer trabajo serio. También aprendí (¡por fin!) que no hay que ir a clase sí o sí sino siempre que a uno le sirva para algo.
  • Quinto de carrera (que irse de Erasmus es lo que tiene… se alarga todo): Aprendí a tomar algunas primeras decisiones importantes y decisivas en mi futuro profesional, como por ejemplo dejar las prácticas en TV3.

Evidentemente, la cosa sigue. Este año (este principio de año, concretamente), y voy a hacer mención de ello porque no los he nombrado en todo el listado, aprendí a querer todavía más a mis padres. Por un cúmulo de circunstancias que no vienen al caso, a principios de este año atravesé una etapa que no sé cómo describir, que aún hoy no he acabado de interiorizar ni comprender, y que me ha hecho aprender a respetar y a querer aún más si cabe a mi familia y, muy especialmente, a mi padre y a mi madre.

Deja un comentario

Archivado bajo Vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s