La necesidad de enviar e-mails o los e-mails que se envían por una necesidad del usuario

Hace tiempo Facebook era una de las webs que solía poner como ejemplo de webs que envían e-mails porque le interesan al usuario y no a la empresa.

Hace tiempo también (no sabría decir cuánto, pero mucho tiempo en realidad) que esto cambió y que aquí mi persona tenía ganas de dedicarle unas líneas a este cambio.

La necesidad de enviar e-mails

Las empresas tienen la necesidad de enviar e-mails, pero hay dos tipos de empresas:

  1. Las que envían e-mails cuando ellas lo necesitan
  2. Las que envían e-mails cuando el usuario lo necesita (aunque la necesidad sea artificial, creada por la empresa)

E-mails que se envían por una necesidad del usuario

Facebook, como tantas otras, tiene la virtud de pertenecer al segundo bloque: no me envían un e-mail cuando disponen de una nueva apliación o cuando mejoran una de las existentes y ni tan siquiera cuando mejoran una de las existentes a la que estoy suscrita: me envían un e-mail cuando alguien utiliza una de esas aplicaciones y el resultado me afecta DIRECTAMENTE:

  • te han enviado un sticker
  • te han votado como la persona más despistada en la red de contactos de fulanito
  • te han añadido como contacto
  • etc.
  • etc.
  • etc.

Necesidades artificiales

Una cosa es que me envíes un e-mail para decirme que alguien ha dicho que soy una despistada y otra muy diferente que me envíes un e-mail para decirme que, durante un período de tiempo x, pongamos una semana, el ranking de despistados ha cambiado y aunque yo sigo siendo la más despistada de mis amigos, hay alguien que ha bajado de la segunda a la tercera posición. Eso es lo que ha empezado a hacer Facebook. Lo primero me interesa seguro, lo segundo… bah! No digo que no, pero no es lo mismo…

Cierto es que Facebook te pide el consentimiento para enviarte estos e-mails, porque cada vez que te instalas una de sus aplicaciones te muestra 5 o 6 opciones de recepción de notificaciones y, en ese momento, sin saber aún para que te están pidiendo la autorización, puedes rechazar recibir este tipo de alertas.

La delgada línea entre las empresas del tipo 1 y las del tipo 2

El siguiente paso para Facebook es enviarme un e-mail cuando el sistema de votaciones cambie (porque es nuevo y mejorado!). Y ya hemos llegado al punto en que las empresas envían e-mails porque ellas lo necesitan, y no porque lo necesiten los usuarios. Dicho de otro modo ¿necesita el usuario saber que el sistema de votaciones ha cambiado? Mi respuesta es, si es lo suficientemente bueno y mejorado, NO. Se dará cuenta la próxima vez que lo utilice. Y si no, es que algo falla.

Pero, la empresa necesita enviar e-mails ¿qué hacer?

Es cierto. A veces “no hay elección”. Si sólo envías e-mails cuando hay actividad, ¿qué haces con los 34454345 usuarios restantes, vas a desaprovechar su interés, o machacarlos a e-mails a ver si aciertas? Mi respuesta aquí es: busca algo que le interese, busca una necesidad alternativa, quizás artificial, pero necesidad del usuario (y sólo suya) al fin y al cabo.

2 comentarios

Archivado bajo e-mail marketing

2 Respuestas a “La necesidad de enviar e-mails o los e-mails que se envían por una necesidad del usuario

  1. Excelente artículo. Tocas un tema muy interesante, que es el del ego en las redes sociales. Hablas de buscar una necesidad del usuario “y sólo suya”, que no deja de ser la constatación de la importancia que cada uno se otorga a sí mismo.

    En realidad creo que se trata de observar qué ocurre en la realidad, porque al fin y al cabo es lo que acaba ocurriendo, con mayor o menor distorsión, en la red. A toda esa multitud de usuarios inactivos lo más probable es que les estimule saber que otros que están siendo activos están obteniendo un beneficio que ellos no. El ego va bastante ligado a la envidia. Somos una especie bastante curiosa. “Tu vecino tiene un coche nuevo” seguramente vende más que “compra el nuevo Toyota”.

    En el caso de Facebook no estoy seguro si son ellos quienes mandan los mails directamente, o viene dado por las empresas que hacen las aplicaciones que te instalas. Y esas en general son las que se vuelven cada vez más agresivas.

    Tu artículo también me ha hecho pensar en cómo de aplicable es esto a empresas que no gozan de una red social como Facebook. En ese caso es mucho más fácil tender hacia el tipo 2, porque puede que haya pocas cosas que afecten directamente al usuario y sólo a él.

    Una última reflexión que me hago a partir de tu artículo es que hay que conocer muy bien al usuario. Sea creándole necesidades artificiales o descubriendo las que ya tiene, es esencial saber qué quiere para saber qué ofrecerle. De otra manera, poco valor más puedes ofrecer que una valla publicitaria en medio de la calle.

    De nuevo, excelente artículo, y una muy buena “salida del abandono”!🙂

  2. vramosp

    Gracias por el comentario… sigo con algunos hilos que has estirado.

    Sobre lo de si es Facebook el que se vuelve agresivo o sus proveedores de aplicaciones… no dudo en que sean los segundos, en lo cual no había caído, pero en cualquier caso ellos lo permiten. Haciendo el símil con Emagister, en algunos casos los contenidos de los cursos publicados no son correctos, y los que los publican mal son los propietarios de los cursos, es decir, los centros de formación, pero es deber de Emagister no dejar que esto pase con un buen sistema de validación y revisión de contenidos.

    Buenísimo lo de “tu vecino tiene un coche nuevo” vs. “compra el nuevo Toyota”. En la publicidad “offline” este tipo de cosas se tienen bastante en cuenta y el conocimiento del espectador o receptor de los anuncios no sólo es importante sino esencial. Enlazando con tu última reflexión… es justo ahí a donde iba: también en Internet es imprescindible conocer bien al usuario. En una web por supuesto, pero en un e-mail mucho más. En una web, si lo haces mal, consigues que tu negocio fracase porque el usuario no vuelve y en el mejor de los casos, consigues que el usuario no llegue nunca a visitarte (porque no siente la necesidad de hacerlo); en un e-mail no sólo consigues que no vuelva sino que, por lo agresivo del medio, te creas muy mala fama y volver a llamar a su puerta se convierte en una tarea realmente difícil.

    Y para acabar, sobre la facilidad de tender hacia el punto 2 si no eres una red social, 100% de acuerdo pero no es imposible y, de hecho, cuando escribía este post pensaba en Facebook pero también pensaba en Emagister y en una conversación que tuve con Shere (http://thoughtsofawonderersmind.blogspot.com/) el otro día. En estos casos: todavía más importante conocer al usuario😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s