Marilyn Manson y el miedo que dan

El próximo mes de noviembre Marilyn Manson estarán de nuevo tocando en Barcelona. No es la primera vez, y espero que no sea la última. A mi el grupo me gusta, pero por un motivo o por otro nunca he tenido la oportunidad de verlos en directo. Para esta vez ya tenemos las entradas.

Allá por el año… no me acuerdo, iba a primero de bachillerato creo. Alguien me habló de Marylin Manson. A mi me sonó a Marilyn Monroe… y después a Charles Manson. Y pensé, que mezcla más rara. Y uno ya se hace a la idea ¿no? Alguien me habló del tipo (del cantante) y me dijo “en los conciertos se raja con una navaja y una vez se lo tuvieron que llevar al hospital”. Y para colmo su álbum se llamaba “Antichrist”. Después de todo esto pensé que era demasiado y prejuzgué la música. Pero tuve curiosidad y además, el pub dónde siempre iba los sábados, ponía sin parar “The beautiful people”. Y acabó por gustarme.

Hoy en día tengo una opinión formada acerca de este tipo de quién dicen que era el amigo feo del protagonista de “Aquellos maravillosos años” (¿quién no lo ha oído alguna vez?). Mi opinión es que el tipo es listo, muy listo. Y ha sabido vender una imagen, que te gustará más o menos, pero que se ha dejado vender.

En este post quiero hablar de los tres tipos de miedo que han suscitado Marilyn Manson en mi entorno.

Miedo de las pintas de Marilyn Manson
Cuando JJ y yo fuimos al concierto de Slipknot yo tuve mis reservas. Me daban miedo. ¿Por qué? Pues porque 8 tipos con la misma máscara en un mismo escenario…. dan miedo :p Luego resultó que estuvieron muy bien, que sonaron mejor y que de miedo nada de nada. Cuando nos enteramos de que MM volvían a tocar, JJ me dijo “me dan miedo”.

Miedo a la decepción
“¿A ti, miedo?”, le respondí a JJ. ¡¡El que se reía de mi con Slipknot!! Su miedo es a la decepción. Es un miedo común cuando tienes en alta estima a un grupo o cantante, hace mucho que deseas verlos en directo y, cuando por fin llega el momento, no sabes si habrás puesto el listón demasiado alto con lo cual corres un riesgo considerable de ver frustrados tus sueños. Chris Cornell, por ejemplo. Lo vi en un vídeo y pensé que mejor no oírlo en directo ¿para qué estropearlo si así me gusta tanto? Y es que en el vídeo yo diría que hasta desafinaba. Y luego en directo… ¡una maravilla! Smashing Pumpkins, ejemplo 2. Mis ídolos de la adolescencia (y Nirvana, pero a Kurt Cobain va a ser difícil verlo tocar en directo). Mejor no cuento lo chafada que salí del concierto del 2000 en Barcelona; no esperaba un conciertazo como el que todo el mundo dice que dieron en la gira del “Mellon Collie & The Infinite Sadness”, pero esperaba al menos poder ponerle un 5 al evento (teniendo en cuenta que me sé de memoria absolutamente toda su discografía).

Miedo de pasar miedo en el concierto
Días más tarde, con las entradas en nuestro haber, me hallaba yo en la oficina a la hora de comer, cuando alguien empezó a hablar de conciertos y acabé contando que iba a ir a ver a Marilyn Manson. La mirada de mis compañeras vino a decir algo así como “¿para qué?!”. Y acto seguido alguien, no recuerdo quién, empezó a hablar del miedo. “No iría a ese concierto ni de broma, ¡qué miedo!”. Claro, con la fama que tienen, cómo no va a tener miedo la gente…. Para ello, lo mejor es ponerse un álbum y dejarse llevar. La música es buena, se te pasa el miedo😉

Deja un comentario

Archivado bajo Música

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s